Internacionales

EE.UU. y Reino Unido espían las tarjetas SIM

Revelan que los gobiernos de ambos países, en una operación conjunta, desencriptaron a Gemalto, el fabricante principal de tarjetas SIM para teléfonos celulares en el mundo

Espían las tarjetas SIM
Espían las tarjetas SIM | RT

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La oscura historia de espionaje electrónico que el exanalista de la CIA y la NSA estadounidenses Edward Snowden destapó en junio de 2013, parece no tener fin.

Esta semana Snowden, asilado en Rusia, reveló al diario The Intercept que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido (GCHQ) hackearon a Gemalto, una de las principales fabricantes de tarjetas SIM para teléfonos celulares del mundo establecida en Holanda.

Cada año Gemalto abastece cerca de dos mil millones de tarjetas a poco más de 450 operadoras en todo el mundo, con presencia en 85 países, 40 fábricas distribuidas en diversas regiones y tres oficinas centrales.

Esto haría que la mayor parte de las comunicaciones de voz y datos de todo el planeta estén expuestas a los gobiernos estadounidense y británico, al menos desde 2010, año que señala Snowden como el de la realización de esta acción agresiva contra la privacidad de las personas.

Para eso, señala The Intercept, Estados Unidos y Reino Unido contaron con la ayuda de un grupo llamado Mobile Handset Exploitation Team (MHET), integrado por miembros de ambas agencias, para robar las llaves de encriptación de cada tarjeta SIM fabricada por esta compañía.

Preocupantes resultan estas acusaciones, pues este tipo de intervención no deja rastro alguno, lo que hace prácticamente imposible saber si nos espían, pues ni el dueño del móvil, ni la compañía telefónica, ni el país, ni el mismo Gemalto tienen la posibilidad de encontrar rastros del agujero de seguridad y dar con el responsable.

Paul Beverly, vicepresidente ejecutivo de Gemalto, comentó que lo más importante “es entender exactamente la forma en la que esto sucedió, de manera que podamos tomar medidas para asegurar que no vuelva a pasar y también para asegurarnos que no haya impacto en los operadores de telecomunicaciones a los que hemos servido con confianza por ya varios años».

Las primeras investigaciones arrojan que las llaves fueron obtenidas gracias a que las agencias de seguridad lograron llegar hasta los servidores centrales de Gemalto por medio de acciones ilegales, ya que obtuvieron información privada de algunos trabajadores, fabricantes de tarjetas y proveedores, lo que nos habla de una operación que se planeó desde afuera y sin conocimiento de la compañía o sus asociados.

Sí, los gobiernos imperiales son capaces de cualquier cosa para espiarnos, mientras nos venden las tecnologías digitales como la panacea del mundo moderno.

también te puede interesar