Internacionales

Condenada la ex jefa de Korean Air por provocar incidente en aeronave

La hija del presidente de la aerolínea retrasó un vuelo para echar a una azafata porque no le gustó como servía nueces

Cho Hyun-ah
La exvicepresidenta de Korean Air, Cho Hyun-ah |

Redacción Central |

A Cho Hyuan-ah, vicepresidenta de Korean Air, le dio una rabieta por unas nueces mal servidas, detuvo el vuelo ya en la pista de despegue e hizo bajar al jefe de la tripulación y a una azafata, todo violando las normas de seguridad, indica Yonhap, una agencia surcoreana de prensa.

Ese ataque de cólera en el vuelo de Nueva York a Seúl, le va a costar ahora un año entre rejas, por una condena emitida por un tribunal surcoreano.

Cho, de 40 años de edad, la hija del presidente de la aerolínea, se irritó porque la azafata no le preguntó si quería o no el tentempié en cuestión y se lo sirvió en una bolsa de plástico cerrada y no en un plato.

Tampoco quedó convencida cuando pidió explicaciones al jefe de la tripulación, por lo que exigió que este se bajara del aparato tras insultarle y hasta ordenar que se arrodillara ante ella, según explicaron varios testigos.

La discusión y posterior maniobra provocó que el aparato, con 250 pasajeros a bordo, despegara con 11 minutos de retraso.

El incidente, conocido como «la ira de las nueces», indignó a la opinión pública surcoreana y puso de relieve el abuso de poder que practican algunos de los ejecutivos de los llamados chaebol, los grandes conglomerados empresariales liderados por familias que gozan de mucha influencia perniciosa en la sociedad surcoreana.

El tribunal consideró a  Cho culpable de haber forzado un cambio de ruta del vuelo el pasado 5 de diciembre, interferir en las funciones del piloto y echar a un tripulante de la aeronave, pero no tuvo en cuenta el reclamo de la fiscalía que la acusaba de interferir la investigación del Ministerio de Transporte, detalla Yonhap.

Otro directivo de la compañía aérea fue condenado a ocho meses de cárcel por haber coaccionado a varios empleados para que eliminaran un informe inicial sobre lo sucedido en el avión.

Su padre, Cho Yang-ho, se disculpó públicamente y dijo sentirse «avergonzado» por el comportamiento de su primogénita que desde entonces tiene frecuentes apariciones en los medios con la cabeza gacha y vestida de negro, pidiendo perdón.

El juez al dictar sentencia aseguró que «es cuestionable que Cho se sienta verdaderamente arrepentida» y que el caso «pisoteó la integridad de la humanidad».

En un editorial reciente, el periódico local Chosun Ilbo señaló que el caso es «una oportunidad para demostrar a la sociedad que estas personas, a menudo mimadas y groseras, no están por encima de la ley». (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar