Internacionales

En ascenso ataques racistas en Francia, según Consejo de Europa

El primer ministro galo, Manuel Valls, se dirigió a la comunidad judía para aplacar el éxodo creciente de hebreos hacia Israel, huyendo de las agresiones antisemitas

Ultraderecha europea
Ultraderecha europea |

Redacción Central |

La intolerancia y los actos racistas continúan y van en aumento en Francia, subrayó este martes el comisario de derechos humanos del Consejo de Europa, Nils Muižnieks.

El alto funcionario manifestó que a pesar de los avances legislativos y las medidas dirigidas a la lucha contra el racismo, la tendencia continúa.

Muižnieks hizo mención al sentimiento de inseguridad de los judíos en el país europeo,  cuya migración hacia Israel se triplicó entre 2012 y 2014, y refirió que la cifra en aumento de actos antimusulmanes resulta igualmente inquietante.

Enfatizó en la necesidad urgente de garantizar a los gitanos, blanco de estigmatización mediante manifestaciones de odio, el acceso a la salud, la vivienda, el empleo y la educación.

Asimismo, llamó a las autoridades a mejorar las condiciones de vida de los inmigrantes de Calais, ciudad norteña de la nación gala, y a una mayor protección de las violentas agresiones xenófobas.

El comisario de los derechos humanos señaló que la atención y acogida de menores de edad no acompañados, es una de las fallas del sistema de inmigración, de los cuales entre siete mil y 12 mil viven en Francia, resaltó.

Las reglas vigentes en materia de asilo y de inmigración expresan serias cuestiones de compatibilidad con los compromisos internacionales asumidos por París.  De acuerdo con el documento presentado, la recepción de demandantes de asilo es objeto de «insuficiencias graves y crónicas».

Mientras tanto, el primer ministro galo, Manuel Valls, se dirigió el pasado domingo a la comunidad judía, con el afán de aplacar el éxodo creciente de hebreos que abandonan el país rumbo a Israel, huyendo de los ataque antisemitas en ascenso.

“Francia no quiere que os vayáis», expresó Valls, a los cerca de 550 mil judíos que viven en Francia, la comunidad más numerosa de mundo después de la de Estados Unidos e Israel, al tiempo que instó a la unidad «para combatir el islamofascismo».

El primer ministro francés nunca había empleado antes esa expresión para referirse a los yihadistas.

El discurso tuvo lugar luego de la profanación de 250 tumbas en un cementerio judío del este del país, una de las manifestaciones más recientes de la discriminación que golpea a dicha comunidad.

Expertos consideran  que los judíos franceses se sienten amenazados fundamentalmente después del asesinato de cuatro hebreos, el 9 de enero pasado en un supermercado.

también te puede interesar