Internacionales

Millonarias pérdidas en EE.UU. por crisis portuaria

Decenas de barcos portacontenedores están varados en los puertos del Pacífico a la espera de ser descargados

Crisis portuaria
|

Redacción Central |

La parálisis de los 29 puertos más importantes en la costa del Pacífico de Estados Unidos por el conflicto entre las navieras y los estibadores continuaba este lunes con una pérdida diaria evaluada en cerca de dos mil millones de dólares.

El presidente, Barack Obama, decidió enviar a California al secretario de Trabajo, Tom Pérez, para mediar en el conflicto, que se prolonga ya por más de siete meses y llegó este fin de semana a un punto de máxima tensión.

Los puertos de California, Oregón y Washington, por donde pasa el 70% de las importaciones de Asia y de los que dependen fábricas y minoristas en todo el país para llenar sus estanterías, están cerrados desde el jueves por un conflicto laboral. En las radas portuarias se van concentrando decenas de barcos portacontenedores a la espera de  de ver cuándo serán descargados.

El 12,5 por  ciento del PIB de Estados Unidos está de alguna manera relacionado con la actividad de los puertos de la costa oeste.

El anterior convenio entre las navieras y los estibadores caducó en julio de 2014 y desde entonces las partes protagonizan una turbulenta  negociación que ha afectado las operaciones normales del comercio en el Pacífico.

Las navieras, representadas por la Asociación de Marítima del Pacífico (PMA), acusan a los trabajadores de retrasar la descarga en los muelles en una huelga  de baja productividad que obliga a sacar el trabajo los fines de semana, cuando se paga más.

Al respecto, el presidente del Sindicato Internacional de Estibadores y Cargadores (ILWU), Robert McEllrath, rechazó las acusaciones de la PMA y dijo que esta reúne a un grupo de compañías predominantemente extranjeras, que no contratan el número de trabajadores que realmente se necesitan, con el fin de reducir gastos.

McEllrath, cuya organización agrupa a más de 20 mil empleados, considera que la patronal intenta sabotear las negociaciones, que se han prolongado por varios meses sin resolver el conflicto, a pesar de que el sindicato está listo para buscar un acuerdo.

La situación es muy dura para el pequeño comercio que depende del sureste asiático, como juguetes, textil o electrónica. En cuanto a la exportación, el sector más afectado es la agricultura de California, la primera potencia productora de alimentos de EE.UU., que no puede sacar sus bienes por mar.

también te puede interesar