Internacionales

Las primeras grietas del bloqueo contra Cuba

Un grupo bipartidista presentó esta semana un proyecto de ley en el Congreso de Estados Unidos para poner fin al bloqueo contra la isla caribeña

Senado de los Estados Unidos
Senado de los Estados Unidos |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Apenas dos meses después de que los presidentes de Cuba y Estados Unidos anunciaran su decisión de restablecer relaciones diplomáticas, apareció en el Congreso norteamericano el primer proyecto de Ley que busca poner fin al mayor obstáculo de los nexos entre ambos vecinos: el bloqueo económico, financiero y comercial que lleva más de medio siglo en pie.

La iniciativa, presentada por un grupo bipartidista en el Senado, permitiría que compañías norteamericanas realicen negocios con Cuba, hasta ahora prohibidos por el intrincado grupo de leyes que conforman el bloqueo.

La denominada Ley de Libertad para las Exportaciones a Cuba fue presentada este jueves por la senadora demócrata Amy Klobuchar, con el coauspicio de sus correligionarios Debbie Stabenow, Patrick Leahy y Richard Durban, así como por los republicanos Mike Enzi y Jeff Flake.

En su discurso del Estado de la Unión, el presidente Barack Obama llamó al Congreso a iniciar el trabajo para poner fin al bloqueo, como parte de su cambio de estrategia hacia Cuba.

Al parecer, algunos legisladores han empezado a escuchar sus llamados.

A finales de enero, el senador republicano Jeff Flake y otros seis legisladores de ambos partidos, presentaron una iniciativa similar a  la de Klobuchar, pero destinada a derogar todas las restricciones legales que prohíben a los norteamericanos viajar a Cuba.

Sin embargo, el proyecto presentado esta semana es aún más ambicioso, pues apunta al núcleo duro del bloque son los intercambios comerciales entre ambos vecinos.

“Es hora de pasar página en nuestra política hacia Cuba”, precisó Klobuchar.

“Los 50 años del embargo (bloqueo) no han protegido nuestros intereses en Cuba y han perjudicado a empresas estadounidenses al restringir el comercio con un mercado de 11 millones de personas a tan solo 90 millas de nuestras costas”, aseveró.

“Hay muchas cuestiones en nuestra relación con Cuba que deben ser abordadas, pero esta legislación para levantar el embargo  abrirá nuevas oportunidades para las empresas estadounidenses, impulsará la creación de empleo y las exportaciones, y ayudará a mejorar la calidad de vida del pueblo cubano”, añadió la senadora.

Legisladores estadounidenses favorables a la normalización de las relaciones con Cuba están preparando una serie de proyectos de ley orientados a suavizar las restricciones sobre viajes y comercio.

Aunque seguramente estos planes enfrentarán una fuerte oposición en el Congreso, los que los respaldan sostienen que quieren generar al menos un debate sobre la política de Estados Unidos respecto a Cuba.

El 16 de enero pasado entraron en vigor directivas de los departamentos del Tesoro y Comercio, que eliminan algunas restricciones al comercio y los viajes de ciertas categorías de estadounidenses a Cuba, pero mantienen intactas otras prohibiciones claves del bloqueo.

Según han dicho las propias autoridades norteamericanas, el gobierno de Obama decidió cambiar los métodos en su política hacia Cuba, pero no los objetivos, que continúan siendo promover un cambio de régimen en la Isla y remover su sistema socialista.

también te puede interesar