Internacionales

Más de seis mil casos de torturas policiales y malos tratos en España

La dimensión del problema no se limita a unos cuantos policías que se saltan las leyes

Represión policial en España
Represión policial contra manifestantes en España. |

Redacción Central |

La Coordinadora para la Prevención de la Tortura denunció que en los últimos 10 años se registraron en España seis mil 621 denuncias por malos tratos o torturas policiales, pero  la cifra contrasta con el escaso número de condenas emitidas por la Justicia, unas 752, la mayoría por faltas y no por delitos.

España fue condenada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por no investigar suficientemente estas denuncias y el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura reprendió a las autoridades españolas por no examinar las denuncias por malos tratos.

Jorge del Cura, portavoz de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, reveló que “la práctica de la tortura es realidad cotidiana en España. Día tras día nos llega información de personas que han sufrido malos tratos y todo tipo torturas. Desde posturas forzadas, a flexiones, violaciones o agresiones físicas”.

Asimismo, Pau Pérez, asesor del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y perito en tribunales nacionales e internacionales para víctimas de maltrato y tortura, denunció que “hay un sistema torturante que requiere impunidad. Se necesita alguien que autoriza, alguien que diseña, alguien que encubre y alguien que amnistíe”, advirtió.

Pérez advirtió que la dimensión del problema en España no se limita “a unos cuantos policías que se saltan las leyes”.

En ese sentido, subrayó que cada cuerpo policial en España posee unidades de élite formadas con este fin.

Igualmente manifestó que los casos documentados en Euskadi sobre la detención incomunicada son diferentes, al referir que “cuando hablamos de tortura, la gente piensa en la tortura del franquismo”.

Por su parte, el juez Joaquín Giménez consideró, contrario a lo que afirma Pérez, que no existen cuerpos de élite especializados en torturas, aunque reconoció que es evidente que los policías no se dedican a efectuar estas prácticas si en el ambiente no respiran una cierta impunidad.

Giménez señaló que esto hay que terminarlo radicalmente y, de alguna manera, las sentencias que han dictado tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos han servido de despertador para advertir sobre el problema.

también te puede interesar

Una nueva perla para el Caribe

El Laboratorio para maricultura "Perla del Caribe”, está ubicado en el municipio de Laguna de Perlas en el Caribe Sur y constituye el tercero en...