Internacionales

Impune el asesinato de joven ecologista en Costa Rica

Un agudo cuestionamiento al sistema judicial fue la reacción de organizaciones ambientalistas y los políticos de oposición y oficialistas, así como de juristas y familiares del joven ultimado

Redacción Central |

La sentencia absolutoria a favor de los sospechosos de matar al ambientalista Jairo Mora en el Caribe de Costa Rica, en mayo de 2013, originó fuertes protestas de organizaciones sociales en país centroamericano.

La absolución abrió un fuerte cuestionamiento, pues según comentarios de prensa el juicio por el asesinato de Mora pretendía servir de presión para evitar la impunidad, algo difícil después de los serios errores de la investigación señalados por el Tribunal Penal de Limón, capital de la provincia del mismo nombre.

“Lamentable”, “antojadizo”, “sesgado”, “pruebas empíricas” e “irresponsables” fueron algunas de las palabras que la propia jueza Yolanda Alvarado usó con gestos de enfado para referirse al trabajo de policías y fiscales que dio al traste con la acusación, aunque está pendiente una apelación por este “hecho histórico”, como lo calificó ella.

Un agudo cuestionamiento al sistema judicial fue la inmediata reacción de organizaciones ambientalistas y los políticos de oposición y oficialistas, así como de juristas y familiares del  joven asesinado, quien fuera amenazado de muerte por su trabajo contra los saqueadores de huevos de tortugas baula, una especie en extinción.

En tanto, el ministro de Ambiente, Édgar Gutiérrez, se mostró molesto por “la falta de pericia” de los investigadores.

Jairo Mora murió producto de una paliza y ahogado por agua y arena, según la autopsia.

Los siete sospechosos de homicidio calificado, robo agravado y privación de libertad fueron absueltos de cualquier culpa por este caso, aunque cuatro de ellos han sido condenados por otros delitos cometidos en la misma playa de Moín.

“Desde el principio, esta cosa yo la veía muy mal”, dijo el padre de Jairo, Rafael Mora, a periodistas del diario local La Nación.

En un editorial la publicación sostuvo que “la impunidad es dañina y en un caso como el de Jairo Mora es ofensiva hasta el punto de lo intolerable.”

Es impensable que, en Costa Rica, un joven de 26 años no pueda seguir sin riesgo su vocación de proteger a la naturaleza, agregó.

Asimismo, también reaccionó el controvertido ecologista canadiense Paul Watson, quien señaló que el veredicto no le sorprende, viniendo de un país donde ni un solo asesinato de ambientalistas ha sido condenado jamás.

Watson aludió así a otros nueve asesinatos que las organizaciones conservacionistas atribuyen a ataques contra la causa ecologista en los últimos 40 años.

“Costa Rica ya no es seguro ni verde”, expresó.

también te puede interesar