Internacionales

Recuerdan en El Salvador 83 años del asesinato de Farabundo Martí

El líder revolucionario que combatió junto a Augusto C. Sandino fue ultimado por militares golpistas

farabundo-marti
Farabundo Martí |

Redacción Central |

El fusilamiento hace 83 años de Farabundo Martí, considerado uno de los hijos más sacrificados de El Salvador, fue conmemorado este domingo por campesinos, militantes, excombatientes y dirigentes del partido político que lleva su nombre y que hoy gobierna en ese país centroamericano.

Los miembros del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) colocaron ofrendas florales en la tumba que guarda los restos del revolucionario salvadoreños en el cementerio de Los Ilustres, en la capital del país.

Además, rindieron tributo a los estudiantes universitarios Mario Zapata y Alfonso Luna, quienes también, por órdenes del dictador Maximiliano Martínez, fueron fusilados el 1 de febrero de 1932.

Cerca de 30 mil personas fueron asesinadas por los militares tras el golpe de Estado del general Martínez contra el gobierno de Arturo Araujo, cuando se produjo una gran rebelión de indígenas y campesinos agobiados por el hambre y la marginación.

Farabundo Martí participó en los preparativos del alzamiento que comenzó el 22 de enero de 1932, pero fue detenido tres días antes junto a Luna y Zapata.

Fue juzgado sumariamente por los militares, ejecutado y el Partido Comunista de El Salvador, que encabezaba, fue ilegalizado en el contexto de la gran oleada represiva contra los indígenas, campesinos y los comunistas.

Farabundo Martí nació el 5 de mayo de 1893, en Teotepeque, en el actual departamento de La Libertad. Su niñez y adolescencia transcurrió en una época en que el poder oligárquico de algunas familias de cafetaleros les arrebataba las tierras a los indígenas y campesinos.

Inició estudios de leyes en la Universidad de El Salvador, que abandonó para dedicarse a la lucha revolucionaria, y participó en la organización de gremios de trabajadores que comenzaron a exigir sus derechos.

No solo participó en las batallas de su pueblo, sino que también fue miembro de la Liga Antiimperialista de Las Américas, del Socorro Rojo Internacional y del Partido Comunista Mexicano.

Por su pensamiento y acción fue exiliado y viajó a Guatemala, México, Cuba, Jamaica, Estados Unidos y Nicaragua. En Guatemala, en 1925, participó en la fundación del Partido Comunista Centroamericano.

Combatió junto al patriota Augusto C. Sandino en la guerra de liberación de Nicaragua contra la invasión estadounidense, de modo tal que el 4 de mayo de 1929 fue nombrado coronel efectivo del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de la vecina nación.
En este contexto de luchas reivindicatorias, se convirtió en el principal dirigente del Partido Comunista Salvadoreño, fundado en 1930.

En 1980 ese instituto político se unió con otras cuatro formaciones para integrar la guerrilla que retomó su figura como símbolo de resistencia y se llamó Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, hoy principal fuerza política del país.

también te puede interesar