Internacionales

Insta presidente cubano a Estados Unidos a la convivencia civilizada

Raúl Castro manifestó que el problema principal no ha sido resuelto y demandó el cese del bloqueo económico y financiero contra la isla

rail
Raúl Castro |

Redacción Central |

El presidente de Cuba, Raúl Castro, reiteró que Estados Unidos y la nación caribeña deben aprender el arte de la convivencia civilizada, basada en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos y en la cooperación en temas de interés común que contribuyan a la solución de los desafíos.

Pero no se debe pretender que para ello Cuba tenga que renunciar a sus ideales de independencia y justicia social, ni claudicar en uno solo de nuestros principios, ni ceder en defensa de la soberanía nacional, acentuó durante su intervención en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en Costa Rica.

Subrayó que en el diálogo que mantienen ambas naciones para restablecer las relaciones no aceptarán ninguna pretensión de aconsejar ni presionar en materia de asuntos internos.

Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos, recordó Raúl Castro.

Apuntó que en las negociaciones el trato ha sido recíproco, con respeto, como iguales, y acentuó que para seguir avanzando tendrá que seguir siendo así.

Señaló que los recientes pasos del gobierno norteamericano de restablecer los vínculos diplomáticos y reconocer el fracaso de la política hacia la isla son el resultado de casi siglo y medio de heroica lucha y fidelidad a los principios del pueblo cubano.

Fueron también posibles gracias a la nueva época que vive nuestra región y al sólido y valiente reclamo de los gobiernos de la Celac, destacó el jefe de Estado cubano.

Acentuó que han sido una reivindicación para Nuestra América que actúa en estrecha unidad por este objetivo en la Organización de Naciones Unidas y otros ámbitos.

Raúl Castro expresó la más profunda gratitud de Cuba a los 188 Estados que votan contra el bloqueo en la ONU, a los que hicieron similares reclamos en la Asamblea General, cumbres y conferencias internacionales, a los movimientos populares, fuerzas políticas, parlamentos y personalidades que se movilizaron con ese objetivo.

También manifestó agradecimiento y amistosos sentimientos al pueblo de los Estados Unidos, “que manifestó creciente oposición a la política de bloqueo y hostilidad de más de cinco décadas”.

Estos resultados demuestran que gobiernos que tienen profundas diferencias pueden encontrar solución a los problemas mediante el diálogo respetuoso e intercambios basados en la igualdad soberana y reciprocidad en beneficio de sus respectivas naciones, indicó.

Raúl Castro señaló que el problema principal no ha sido resuelto y demandó el cese del bloqueo económico y financiero que provoca grandes daños a la nación caribeña.

También exigió la devolución del territorio cubano que ocupa la ilegítima Base Naval de Guantánamo, el cese de las trasmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales, compensación justa al pueblo por daños humanos que ha sufrido a lo largo de estos años.

Si estos problemas no se resuelven este acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos no tendría sentido, subrayó.

Nuestra América ha avanzado desde la creación de la Celac

El presidente cubano aseguró que Nuestra América se ha adentrado en una época nueva y ha avanzado desde la creación de la Celac en sus objetivos de independencia, integración, construcción del nuevo orden mundial,  justicia social y democracia.

Existe hoy un compromiso con la justicia y derecho de los pueblos superior al de otro periodo histórico, subrayó el jefe de Estado durante su intervención en la primera sesión plenaria de la III Cumbre del mecanismo regional.

Enfatizó en que desarrollar la unidad en la biodiversidad seguirá siendo el principal propósito y una necesidad ineludible ante los problemas que se agravan en el mundo, la persistencia de grandes peligros y recios desafíos.

En el reciente decenio –señaló el mandatario cubano– las profundas políticas económicas y sociales, y el crecimiento sostenido nos permitieron enfrentar la crisis económica global y la disminución de la pobreza, el desempleo y la desigualdad, así como la desigual distribución de ingresos.

No obstante, advirtió que aunque las transformaciones políticas y sociales en varios países de la región han traído la dignidad a millones de familias que han salido de la pobreza, la región de América Latina y el Caribe es aún la más desigual del planeta.

El mandatario cubano consideró que para alcanzar la llamada inclusión social y la sostenibilidad ambiental “tendremos que crear una visión propia sobre los sistemas económicos, los patrones de producción y consumo, la relación entre el crecimiento económico y el desarrollo, y también sobre la eficacia de los modelos políticos”.

Debemos superar las brechas estructurales –apuntó Raúl Castro–, asegurar educación gratuita y de alta calidad, cobertura universal y gratuita de salud, seguridad social para todos, igualdad de oportunidades y lograr el ejercicio pleno de los derechos humanos para todas las personas.

Acentuó que en estos esfuerzos es elemental la solidaridad y defensa de los intereses del Caribe y en particular de Haití. En ese sentido, apuntó que se precisa un nuevo orden económico, financiero y monetario internacional, donde tengan cabida y prioridad los intereses y necesidades de los países del sur y de las mayorías.

El presidente de Cuba indicó que la agenda de desarrollo después de 2015 debe ofrecer solución a los problemas estructurales de las economías de la región y generar los cambios que conduzcan al desarrollo sostenible.

Es imprescindible construir un mundo de paz, sin el cual es imposible el desarrollo, subrayó el mandatario, a la vez que señaló que la firma por los jefes de Estados y Gobiernos de la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz significó un paso histórico y ofrece una referencia para las relaciones entre nuestros Estados y con el resto del mundo.

“La solidaridad en Nuestra América será decisiva para hacer avanzar los intereses comunes”, subrayó.

Firme respaldo a la Revolución Bolivariana

Raúl Castro también manifestó el más firme respaldo de Cuba a Venezuela ante las inaceptables e injustificadas sanciones unilaterales impuestas y a la continuada intervención externa dirigida a crear un clima de inestabilidad en esa hermana nación.

“Cuba, que conoce todas esas historias profundamente, por haberlas padecido durante más de 50 años, reitera su más firme respaldo a la Revolución bolivariana y al Gobierno legítimo conducido por el presidente Nicolás Maduro Moros”, apuntó.

También se unió a Argentina en su reclamo legítimo sobre las islas Malvinas, Georgia del Sur, y contra los ataques de los fondos especulativos.

También manifestó su solidaridad con el pueblo y gobierno de Ecuador que preside Rafael Correa en sus demandas de reparación por daños ambientales provocados por la empresa Chevron y saludó los acuerdos alcanzados en la mesa de diálogo entre el gobierno de Bogotá y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo.

La comunidad estará incompleta mientras falte Puerto Rico, apuntó, en tanto sostuvo que la situación colonial es inadmisible, “su carácter latinoamericano y caribeño no admite lugar a dudas”.

Igualmente ratificó el justo reclamo de los países del Caribe en la reparación por daños de esclavitud y colonialismo y expresó la oposición de su país a privarlos de recursos financieros imprescindibles.

Raúl Castro afirmó que la voz de Cuba defenderá sin descanso las causas justas e intereses de los países del Sur y que la política exterior de la Revolución cubana seguirá siendo fiel a sus principios.

también te puede interesar