Internacionales

Llama Evo Morales a parar destrucción del planeta

“Necesitamos volver al equilibrio, necesitamos revolución en la justicia, en el pensamiento, en la salud, en la educación, eso es Pachacuti”, subrayó el presidente boliviano

evo-morales
Presidente de Bolivia, Evo Morales |

Redacción Central |

En un rito ancestral en el milenario complejo ritual preincaico de Tiwanaku, antes de asumir este jueves su tercer mandato en una ceremonia en el Congreso nacional, el presidente de Bolivia, Evo Morales, llamó a salvar el planeta tierra y las culturas originarias.

Morales, de origen aymara, proclamó el equilibrio entre los humanos y el planeta, en un discurso ante delegaciones extranjeras y de movimientos sociales luego de ser ungido por amautas (sabios) en el templo de Kalasasaya, en Tiwanaku, a 71 kilómetros de La Paz.

Desde esta ciudadela, que fue capital del antiguo imperio Tiwanacota, Morales enfatizó en que “estamos yendo a la destrucción del planeta” y exhortó a “parar esa loca carrera de destrucción”.

Al mismo tiempo, recordó que “no hay primer mundo, ni segundo, ni tercero ni cuarto. Hay un solo mundo y todos somos responsables. No es cuestión de razas, no se trata de un problema de colores. No te va a matar el color de mi cara sino el color del agua que tomas, el olor del aire que respiras”.

“Necesitamos volver al equilibrio, necesitamos revolución en la justicia, en el pensamiento, en la salud, en la educación, eso es Pachacuti”, manifestó  Morales en alusión a Pachacútec, quien desarrolló el imperio del Tahuantinsuyo, en el siglo XV.

Sin embargo, “cuando hablamos de recuperar y fortalecer nuestra cultura,  mucha gente piensa que estamos planteando volver al pasado”, acotó.

No, no se trata de  volver al pasado, se trata de una recuperación científica de lo mejor de nuestro pasado para complementarlo con la modernidad, apostilló.

Por otra parte, Morales pidió a la Pachamama que “nos ilumine, que nos guié en este camino de construcción de una vida diferente, de armonía, de paz, de hermandad, donde no hagamos de la política un negocio, sino el servicio de nuestro pueblo”.

“Agradezco al pueblo originario, al pueblo milenario, a los movimientos sociales por este acto y decir que tenemos la obligación de salvar al planeta Tierra y acabar con el imperialismo y el capitalismo”, remarcó.

Insistió en que “estamos viviendo un tiempo de Pachakuti, de retorno al estamos en el tiempo de un mundo de esperanza, unidad, armonía y felicidad”.

Recordó que “hemos soportado durante más de 500 años la explotación y el individualismo, desde que llegaron los hombres extraños que nos dijeron que teníamos que modernizarnos e intentaron hacer desaparecer a los pueblos indígenas”.

Querían terminar con nuestra identidad y con esa filosofía de muerte nació el feudalismo, el capitalismo y el imperialismo, agregó.

Así intentaron hacer desaparecer a los indios de Norteamérica. Hasta el siglo XVI hicieron desaparecer 140 millones de indios y a los que sobrevivieron los hicieron vivir en pequeñas reservas, como si fueran parques zoológicos, enfatizó.

También recordó que en Centroamérica, se dice, murieron 10 millones de aztecas y solo en el Cerro Rico de Potosí perdieron la vida otros 10 millones de indios. Lo mismo pasó en Panamá, en Guatemala, pero nunca –subrayó- nos hemos dado por vencido.

En medio de sahumerios para invocar el buen augurio, Morales proclamó también el derecho de Bolivia de contar con un acceso soberano al mar, que le  fue arrebatado en una guerra con Chile en el siglo XIX.

“Nuestro territorio abarcaba desde las costas del Pacífico, desde entonces  (antes de la fundación de Bolivia) teníamos cualidad marítima, nuestro mar que se nos quiere negar hoy”, señaló.

Morales vistió un traje ceremonial, similar a una toga, llamado unku, tejido de lana de vicuña y adornado con un pectoral de una aleación de oro, cobre y plata.

También el chu’cu, una gorra de cuatro puntas, ornada de oro, que representa los cuatro suyos o regiones del Tawantinsuyo y los cuatro puntos  cardinales.

Luego de su alocución, Morales recibió el saludo de los jefes de Estado, vicepresidentes, cancilleres y jefes de delegaciones de Asia, África, Europa y América presentes en la ceremonia.

también te puede interesar