Internacionales

Obama defiende medidas económicas que contribuyan al despegue de la clase media

Subraya ante el Congreso, dominado por los republicanos,  sus programas de gobierno y de política exterior en la recta final

Redacción Central |

El presidente Barak Obama presentó durante unos 50 minutos su discurso sobre el Estado de la Unión ante ambas cámaras del Congreso dominada esta vez por los republicanos y expuso sus programas de gobierno y legislativo en la recta final de su administración.

Obama, según los analistas,  modificó el ritual de estos discursos, pues en vez de mantener la expectativa hasta el último día sobre sus propuestas, las fue desgranando una a una durante semanas en distintos escenarios

El mandatario exhortó a  los republicanos a tener una mejor política en Washington y prometió colaborar con ellos, aun cuando promovía propuestas económicas emblemáticas de los demócratas.

Manifestó su intención de trabajar con el Congreso por una ‘economía para la clase media, aprovechando la recuperación económica e insistió en los  beneficios fiscales para familias con los dos cónyuges trabajando, aumentar las ayudas para guarderías para niños menores de cinco años hasta los tres mil  dólares y consolidar los programas de ayuda universitaria para proveer hasta dos mil 500 dólares anuales.

‘Tener a los dos padres trabajando es una necesidad económica ahora más que nunca’, dijo el presidente, quien subrayó que ‘aún necesitamos leyes para reforzar, más que debilitar sindicatos y dar a los trabajadores estadounidenses una voz’.

Obama destacó que el país crece ahora a su ritmo más rápido desde 1999 y en la actualidad hay más personas con cobertura sanitaria que nunca antes, al tiempo que el ‘boom’ del petróleo no convencional hace a Estados Unidos ‘más libre del crudo extranjero de lo que ha sido en los últimos 30 años’.

Igualmente reiteró ante los republicanos  que vetará cualquier intento de revocar sus reformas en materia de sanidad, inmigración o el sistema financiero.

En su intervención, el mandatario abordó varios temas de la política internacional.  Pidió  al Congreso comenzar  a trabajar en este 2015 en iniciativas para poner punto final al bloqueo   económico a Cuba.

Nuestro cambio de política en relación con Cuba tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza en nuestro hemisferio; desmorona una excusa ficticia para imponer restricciones en Cuba; defiende los valores democráticos; y extiende una mano de amistad al pueblo cubano, precisó.

Sobre Irán,  adelantó que vetará cualquier iniciativa del Congreso sobre nuevas sanciones a  la nación persa, por considerar que harán fracasar esfuerzos diplomáticos que se vienen realizando durante meses.

‘Estas medidas distanciarían a Estados Unidos de sus aliados y asegurarían que Irán volviese a iniciar su programa nuclear. No tiene sentido. Por esa  razón, vetaré cualquier proyecto de ley que imponga nuevas sanciones y ponga en  peligro nuestro proceso’, dijo Obama.

Denunció el resurgimiento de un ‘deplorable antisemitismo’ en  varias regiones del mundo y condenó los ‘estereotipos’ contra los musulmanes. Sin embargo, solicitó al Congreso una resolución legislativa expresa para el uso de la fuerza contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Anunció  que no cederá en su determinación de finalizar el proceso de cierre del centro de detención en la base militar de Guantánamo. “Ha llegado el momento de terminar esa tarea. No voy a ceder en mi determinación de cerrarlo. Eso (la cárcel de Guantánamo) no representa lo que somos’, dijo.

Solicitó poderes a los parlamentarios para negociar acuerdos comerciales transoceánicos, con Asia y Europa, mediante un procedimiento acelerado.

‘Pido que me otorguen autoridad de promoción del comercio para proteger a los trabajadores estadounidenses, con fuertes acuerdos desde Asia a Europa, que no sean sólo libres sino que también sean justos’,  comentó.

Subrayó la labor en África Occidental, donde “nuestras tropas, nuestros científicos, nuestros médicos, nuestros enfermeros y profesionales médicos están revirtiendo el ébola, salvando innumerables vidas e impidiendo la propagación de la enfermedad”.

Aludió a la reciente incursión cibernética, sobre lo cual aseveró: ‘Ningún país foráneo, ningún “hacker’”(ciberpirata), debe ser capaz de tirar nuestras redes, robar nuestros secretos comerciales o invadir la privacidad de las familias estadounidenses, especialmente de nuestros niños’, indicó.

Al respecto pidió al Congreso aprobar la legislación pendiente para confrontar la amenaza del terrorismo cibernético, combatir el robo de identidad y proteger la información personal.

‘Si no actuamos, dejaremos vulnerables a nuestra nación y a nuestra economía’, advirtió.

Dedicó una parte de  su discurso a las relaciones con los republicanos y al respecto Obama aseveró:

“Una política mejor requiere que debatamos sin demonizar el uno al otro, que hablemos de temas importantes, de valores y de principios y de hechos, en vez de las metidas de pata insustanciales, errores triviales o falsas controversias que no tienen nada que ver con la vida diaria de las personas.”

Como señalan expertos, Obama demuestra que no se resigna a ser un líder cojo que sólo espera el relevo. Está atado de manos por un Congreso adverso, pero piensa usar el margen de que dispone para dejar su huella.

también te puede interesar