Internacionales

El avión de AirAsia alcanzó una velocidad excesiva y se desplomó

Los pilotos, para evitar una tormenta,  trataron de ascender como si fuera un avión de combate y colapsó el fuselaje de la aeronave

Avión AirAsia
Servicios de rescate transportan un asiento recuperado del avión de AirAsia siniestrado en el Mar de Java | EFE

Redacción Central |

El ministro indonesio de Transportes, Ignasius Jonan, reveló este martes que el avión de AirAsia que se precipitó al mar de Java con 162 personas a bordo el 28 de diciembre sobrepasó la velocidad límite a la que podía volar y se “caló” antes de caer.

Poco antes, el ministro había precisado ante el parlamento indonesio que el avión aumentó su velocidad  para ascender  unos  seis mil  pies por minuto (dos mil  metros por minuto), una velocidad inusual para un vuelo de línea.

“No es normal ascender así, es muy raro en aviones comerciales, cuya velocidad de ascenso normal es de 300 a 600 metros por minuto (mil  a dos mil  pies)”, dijo.

“Eso es propio de un avión de combate’”, señaló, y añadió que el avión cayó en picada y desapareció del radar.

De acuerdo con las descripciones técnicas el término “caló” en la aviación ocurre cuando precisamente el avión sobrepasa la velocidad límite a la que podía volar y se forma una gran sobrepresión en las alas que  termina rompiéndolas (si no es un avión supersónico) , mientras genera además una despresurización en cabina.

En su último contacto con los controladores aéreos, los pilotos del vuelo 8501 pidieron permiso para ascender de nueve mil 800 a 11 mil 600 metros (de 32 mil  a 38 mil pies) para evitar unas nubes amenazantes, pero se les negó debido al tráfico aéreo intenso.

Cuatro minutos después, el avión desapareció sin que se recibiera una señal de emergencia.

Tras el accidente, en el que no hubo supervivientes, los buceadores han logrado rescatar 53 cuerpos y las dos cajas negras, una, con las conversaciones de los pilotos y la otra, con los parámetros del avión (velocidad, altura, datos del giro motores).

«Los investigadores del Comité de Seguridad del Transporte, que ya han analizado las cajas, aseguraron que no hay ningún indicio de que se tratara de un acto terrorista.

«No hemos oído a ninguna otra persona (aparte de los pilotos) en cabina, ni ninguna explosión», declaró a los periodistas uno de los expertos.

El contenido de los registradores de vuelo no se difundirá antes de la publicación de un informe preliminar sobre las causas del accidente, previsto para la semana próxima, advirtió otro experto.

también te puede interesar