Internacionales

Revelan posibles causas de accidente aéreo en Indonesia

Los buzos recuperaron una caja negra y localizaron la segunda en aguas del mar de Java, en la zona donde la aeronave se estrelló hace más de dos semanas

cola
Cola del avión de AirAsia rescatada del mar |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El avión Airbus A320-200 de la compañía AirAsia que se estrelló el pasado 28 de diciembre sufrió probablemente una explosión antes de impactar contra el mar, aseguró en conferencia de prensa el director de Operaciones de la Agencia Nacional de Salvamento y Rescate de Indonesia, Suryadi Bambang Supriyadi.

«Mi análisis, basado en los restos encontrados y en otras conclusiones, es que el avión sufrió una explosión antes de estrellarse contra el agua», comentó Supriyadi.

Aseveró que hay partes de la aeronave que parecen haberse desintegrado, lo que apuntaría a un cambio de presión como causa de la deflagración.

Mientras tanto, los buzos recuperaron una caja negra y localizaron la segunda en aguas del mar de Java al amanecer de este lunes, en la zona donde el avión de AirAsia se estrelló hace más de dos semanas, un avance clave que podría ayudar a los investigadores a descubrir qué fue lo que provocó el accidente del vuelo 8501 cuando estaba en mitad de su trayecto.

El aparato que registra las voces de cabina se encontró solo horas después de que funcionarios anunciasen que el dispositivo que graba los datos de vuelo había sido sacado de debajo de un pedazo de ala de la aeronave y llevado a la superficie, dijo Supriyadi.

El funcionario explicó que la grabadora de voz estaba a unos 20 metros (66 pies) de distancia del segundo dispositivo, aunque seguía atrapado bajo una pesada pieza del fuselaje y los buzos intentaban extraerlo a una profundidad de 32 metros (105 pies).

Los dos instrumentos, cuyas balizas emiten señales, son vitales para comprender qué provocó la caída del vuelo 8501, en cual perecieron las 162 personas que iban a bordo.

«Hay como más de 200 parámetros grabados», dijo el experto en seguridad aérea John Goglia, exmiembro de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos. «Nos va a proporcionar un océano de material», acotó.

La grabadora de datos, al igual que ocurrirá con la segunda caja negra cuando salga a la superficie, será llevada a la capital indonesia,Yakarta, para su análisis. Podría tomar hasta dos semanas descargar su información, indicó Nurcahyo Utomo, un investigador de la Comisión Nacional para la Seguridad en el Transporte.

La lenta operación de rescate, obstaculizada consistentemente por olas grandes y corrientes poderosas creadas por la temporada de lluvias en la región, recibió un impulso muy necesario durante el fin de semana cuando se recuperó la cola del avión del fondo del mar.

Fue la primera parte grande de la aeronave extraída del sitio del choque, pero estaba totalmente desgarrada y las cajas negras se habían desprendido de su interior.

Henry Bambang Soelistyo, director de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate, señaló igualmente que los buzos localizaron el ala y restos del motor.

Las autoridades esperaban que fuese la sección principal del Airbus A320, donde se cree que están atrapados la mayoría de los cuerpos de las víctimas.

Hasta el momento, se han recuperado solo 48 cadáveres. El estado de descomposición en que se hallan actualmente ha hecho que la identificación sea más complicada para los desesperados familiares que esperan para enterrar a sus seres queridos. Casi todos los pasajeros eran indonesios.

también te puede interesar