Internacionales

Oscar López Rivera es el preso político más antiguo de Estados Unidos

Su crimen fue luchar por la independencia de Puerto Rico

Oscar López Rivera
En mayo Oscar López Rivera cumplió 33 años preso en EE.UU. | Getty Images

Redacción Central |

El gobierno de Estados Unidos rechazó la propuesta del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para liberar a Leopoldo López, acusado de incitar a la violencia y causar varias decenas de muertos y heridos, así como provocar graves daños, a cambio de la libertad del dirigente independentista puertorriqueño Oscar López Rivera

«La única forma que yo usaría las facultades presidenciales que tengo para liberarlo es para montarlo en un avión que vaya a los Estados Unidos, lo deje allá y me entreguen a Óscar López Rivera; pelo a pelo, hombre a hombre», declaró el mandatario venezolano.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, dijo durante su habitual conferencia de prensa: No hay comparación posible entre estos casos de Oscar López Rivera y Leopoldo López.

López Rivera es el preso político más antiguo de Estados Unidos y en mayo cumplirá 34 años de estar encerrado en cárceles de máxima seguridad estadounidenses.

Tal como sentenció el tribunal que lo condenó, López Rivera era un conspirador que formaba parte de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de Puerto Rico (FALN), una organización clandestina que luchaba por la independencia de la isla de Estados Unidos.

Es el único de los 16 militantes del FALN que fueron arrestados en aquellos años y que todavía se encuentra tras las rejas, después de haber sido detenido en Chicago en 1981.

Nadie se explica la razón por la cual Oscar López Rivera, que tiene 71 años, ha estado tanto tiempo preso, incluyendo una década que pasó en régimen de aislamiento, sin poder ver a los suyos o comunicarse con el exterior.

Este luchador independentista no fue acusado de ningún crimen, ni de daño contra persona alguna, lo acusaron de conspiración sediciosa, una sentencia condicionada por la relación política entre Puerto Rico y EE.UU., país del cual la isla es estado libre asociado desde 1952, por lo que el gobierno estadounidense controla los asuntos fiscales, de defensa e inmigración.

«El delito de conspiración sediciosa está basado en la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos. La sedición implica que tú estás en contra de tu gobierno. Pero no es viable para Puerto Rico pertenecer a, pero no formar parte de, Estados Unidos. Es imposible que un ciudadano de una nación sea sedicioso en contra de otra nación», aseveró Jan Susler, abogada del puertorriqueño.

también te puede interesar