Internacionales

Arranca el juicio por el atentado en la maratón de Boston en 2013

Dzhokhar Tsarnae, de 21 años, se enfrenta a la pena de muerte por el doble ataque el 15 de abril de 2013 en la meta del maratón de Boston que dejó tres muertos y 264 heridos

Corte Federal de Boston
Oficiales de policía en las afueras de la Corte Federal de Boston, el lunes 5 de enero de 2015. Primer día del juicio contra Dzhokhar Tsarnaev, principal sospechoso del atentado con bomba en el maratón de Boston | AP | Michael Dwyer

Redacción Central |

Estados Unidos mira con atención el inicio del juicio por los atentados terroristas contra la maratón de Boston en 2013, en los que murieron tres personas y 264 resultaron heridas. La pena de muerte pende sobre el joven de origen checheno Dzhokhar Tsarnaev, quien a partir de hoy se sentará en el banquillo, como el único acusado.

El proceso comienza este lunes con la selección del jurado que decidirá el futuro de Dzhokhar Tsarnaev. Los miembros serán elegidos entre 1,200 prospectos y tendrán la compleja tarea de decidir si Tsarnaev planificó y perpetró el estallido de las dos bombas.

Los fiscales llamarán a declarar a entre 80 y 100 testigos, y el juicio podría prolongarse durante cuatro meses. Los abogados de Tsarnaev han apuntado que el acusado estará presente, aunque es poco probable que declare.

Tsarnaev, detenido en un régimen cercano al aislamiento solitario en una prisión situada en una base militar al norte de Boston, enfrenta 30 cargos por haber fabricado y colocado junto a su hermano mayor, Tamerlán, las dos bombas caseras que desataron el caos en la maratón.

Las explosiones mataron a tres personas, entre ellas un niño de ocho años que estaba viendo la carrera con su hermana y sus padres. La niña, de seis años, perdió una pierna, y la madre, un ojo. Más de 260 personas resultaron heridas y decenas de ellas perdieron alguna extremidad.

Tras la muerte de su hermano durante la cinematográfica persecución que siguió al atentado, Tsarnaev es el único acusado en esta instancia.

Todo apunta a que la sala estará repleta de medios de comunicación, familiares de víctimas y sobrevivientes que reclaman justicia. De ser necesario, serán repartidos en salas aledañas desde las que podrán seguir el juicio por circuito interno de televisión.

Sobre el detenido, de origen checheno, de 21 años, pesan 30 acusaciones incluidas el uso de armas de destrucción masiva.

también te puede interesar