Internacionales

Palestina al CPI, Israel recurre a las sanciones

Tel Aviv reaccionó con la retención de los pagos de impuestos pagados por los palestinos de Cisjordania

Benjamín Netanyahu
Primer Ministro Israelí, Benjamín Netanyahu |

Redacción Central |

Palestina culminó los pasos para su ingreso en la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en la ciudad holandesa de La Haya, una acción a la que los ocupantes israelíes reaccionaron con sanciones.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, firmó la adhesión al Estatuto de Roma, el documento base de la Corte, y el viernes su representante ante Naciones Unidas, Riyad Mansour, envió una copia del trámite al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon.

A ello se suma el anuncio de Mansour de que el 1 de enero fue presentada en La Haya una solicitud retroactiva por los crímenes israelíes en la Franja de Gaza, donde Tel Aviv lanzó 50 días de bombardeos aéreos e incursiones terrestres que cobraron miles de víctimas y multimillonarios daños materiales.

Israel atacó Gaza en julio y agosto pasados con saldo de dos mil 100 muertos -la mayoría civiles, incluyendo casi 520 niños-, 11 mil mutilados y lesionados, cientos de miles de desplazados y la destrucción de gran cantidad de viviendas y de infraestructura destinada a los servicios básicos de la población.

El pedido a la CPI nos reserva además el derecho de demandar a la potencia ocupante por otros graves delitos, precisó Mansour.

El proceso de unirse a la Corte, añadió, pudiera tardar por lo menos hasta marzo, decisión que convertiría a Palestina en el miembro 123 del órgano que funciona desde 2002 para responder a genocidios, crímenes de guerra y contra la humanidad.

«Se trata de una decisión muy importante, para buscar la justicia a través de la vía legal, es una opción pacífica y civilizada ante tantos asesinatos de Israel», afirmó.

Pero la víspera Tel Aviv reaccionó a los pasos dados por la nación bloqueada con la retención de los pagos de impuestos pagados por los palestinos de Cisjordania, una cifra que representa 125 millones de dólares mensuales.

Las gestiones de acceso al CPI siguieron al rechazo en el Consejo de Seguridad de la ONU a un proyecto de resolución dirigido a fijar 2017 como tope para la retirada de Israel.

Esta decisión es un nuevo crimen de guerra israelí, pero no retrocederemos ante las presiones, dijo el negociador principal palestino, Saeb Erekat.

Además de las acusaciones proferidas por el gobierno de Benjamín Netanyahu, este afirmó que Israel desacatará las citaciones del máximo tribunal internacional.

también te puede interesar