Internacionales

Los normalistas de Ayotzinapa están vivos y en poder de las autoridades

La mayoría de los normalistas desaparecidos en Iguala están con vida y son cautivos por el Ejército mexicano, la policía y el Gobierno Federal

Reclaman justicia por Ayotzinapa
|

Alejandro Guevara |

En varios sitios de Internet y en las redes sociales circula un comunicado donde se asegura que los normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos durante los trágicos acontecimientos de este septiembre en Iguala, están vivos y en poder de las autoridades mexicanas.

El comunicado fue emitido bajo condición de anonimato por un oficial del Ejército mexicano, dos suboficiales y cuatro elementos de tropa, y del texto se desprende que los testigos formaron parte del 27.° batallón de la 35.° zona militar, donde está Iguala, al que ya no pertenecen porque fueron desplazados a otros sectores o están licenciados.

Según el texto, los 43 normalistas fueron detenidos durante una operación compuesta por una serie de operativos realizados por la Inteligencia militar en el marco del esquema del Sistema Estatal de Seguridad Pública, creado para garantizar el Mando Único Policial.

El objetivo de la operación, llamada “Az”, consistía en fraccionar «los grupos transgresores de la normal que alteran el orden de Iguala secuestrando vehículos propiedad del señor presidente municipal y alebrestan a la gente de varios poblados».

Se indica que la Inteligencia militar hace meses ya había elaborado fichas de 17 de los normalistas que, según sus datos, eran cabecillas de la escuela normal cercanos al grupo delictivo Los Rojos.

«El 26 de septiembre de 2014 se presentó a la oportunidad de su arresto de todos ellos juntos», explican los militares.

Después de que a las 21.00 horas terminara un acto público de la mujer del alcalde de Iguala, María de los Ángeles Pineda Villa, el comando especial del 27.° batallón recibió la orden del general Juan Rico Gámez, comandante de la 35.° zona militar, de apoyar el arresto de los normalistas por parte de policías municipales y estatales y los Guerreros Unidos, en una operación denominada escudo y rastrillo.

Ocho minutos más tarde, los municipales, estatales y el grupo de narcotraficantes Guerreros Unidos, iniciaron la primera balacera para detener el autobús secuestrado por los normalistas, tras lo cual los 17 estudiantes fichados fueron arrestados.

A las 12.03, los Guerreros Unidos realizaron la segunda balacera para recuperar a los normalistas heridos y detener a otros y, durante ambas operaciones, el 27° batallón realizó su maniobra, reiteran los militares.

«Los trasgresores fueron repartidos en tres grupos por la Inteligencia militar en las afueras de Iguala, de tal forma que 21 se los llevaron a dos cuarteles militares para interrogarlos, entre los cuales están los 17 fichados porque los tres ya habían sido abatidos», asevera el comunicado.

Al resto de los normalistas los dividieron en dos grupos, uno quedó en poder de los municipales de Chilapa y el otro fue llevado por «los estatales, los municipales de Cocula y los Guerreros Unidos al campo, a una cueva para liberarlos después pero nunca fueron puestos en libertad». (Redacción Central-La Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

 

también te puede interesar