Internacionales

Las FARC-EP y Gobierno de Colombia reactivan proceso de paz

Desmiente jefe negociador del Gobierno falsedades expresadas por el controvertido senador y expresidente Álvaro Uribe

Redacción Central |

El Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejecito del Pueblo (FARC-EP) reanudaron este miércoles en La Habana las conversaciones de paz, suspendidas a finales de noviembre tras la crisis que se originó por la captura de un general del Ejército, un suboficial y una civil.

En el Palacio de Convenciones de la capital cubana, los negociadores de ambos bandos proclamaron su intención de superar el impasse ocasionado durante 14 días por ese hecho.

En el inicio del XXXI ciclo de las pláticas, el exvicepresidente colombiano Humberto de la Calle, jefe de la delegación gubernamental, desmintió que el presidente Juan Manuel Santos aceptó supuestas condicionantes de la organización rebelde tal y como aseguró en las redes sociales el controvertido senador Álvaro Uribe, uno de los mayores críticos del proceso de paz.

Uribe, quien fue presidente de Colombia (2002-2010), señaló que la administración de Santos había aceptado condicionamientos para retornar a la mesa de diálogo.

Es absolutamente inverosímil hablar, por ejemplo, de que vamos a repartir las regalías del petróleo y la minería con las FARC-EP, dijo De la Calle.

Esto ni siquiera fue planteado por las FARC-EP y, en todo caso, si lo hubiera sido, no lo hubiéramos aceptado, agregó, para luego afirmar que “alguien le está llenando la cabeza de falsedades” a Uribe.

“Nada de esto se ha basado en concesiones oscuras e inaceptables”,  puntualizó  De la Calle, quien no acostumbra a hacer declaraciones a los medios de prensa, excepto cuando concluyen los ciclos de negociaciones.

Por su parte, el jefe guerrillero Pablo Catatumbo leyó una reflexión sobre el derecho humanitario en conflictos armados, en la que reiteró la desproporción de fuerzas sobre el terreno entre la insurgencia y el Ejército.

Rechazó que se pretenda dar un tratamiento jurídico y político igual a ambos actores del conflicto, aprovechando la escasa y poco concreta regulación aplicable a confrontaciones no internacionales.

También negó acusaciones contra las FARC-EP por utilizar artefactos explosivos artesanales en sus operaciones contra las fuerzas del Estado y rechazó que hayan realizado ataques generalizados contra la población civil.

Ambas delegaciones de paz informaron que trabajarán hasta el próximo 17 de diciembre con el propósito de encontrar vías para bajar la intensidad al conflicto armado en el país sudamericano.

Se prevé que este 16 de diciembre reciban a la quinta y última delegación de víctimas que visita La Habana para exponer sus testimonios, y anunciaron que en la segunda mitad de enero de 2015 reanudarán el trabajo de la mesa de conversaciones.

El proceso negociador comenzó en noviembre de 2012 y ya logró acuerdos parciales en temas referidos a desarrollo agrario integral (mayo de 2013), participación política (noviembre de 2013) y drogas ilícitas (abril último).

Al tema de la reparación a las víctimas le seguirán el abandono de las armas y el mecanismo de refrendación de un eventual acuerdo de paz que ponga fin al conflicto armado de más de medio siglo, que ha dejado 220 mil  muertos, 25 mil desaparecidos y alrededor de seis millones de desplazados, según fuentes especializadas.

también te puede interesar