Internacionales

Contraria a los acuerdos la suspensión de los diálogos de paz por el presidente Santos

FARC-EP reconocen tener en su poder al general Rubén Darío Alzate

Las FARC confirmaron la retención del general Rubén Darío Alzate
Las FARC confirmaron la retención del general Rubén Darío Alzate |

Redacción Central |

La delegación de las FARC-EP designada para las negociaciones con el gobierno colombiano en La Habana  expresó sorpresa por el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de suspender los diálogos de paz tras la captura del Brigadier General del Ejército Nacional Rubén Darío Alzate, comandante de la denominada Fuerza de Tarea Conjunta Titán.

Pastor Alape, delegado de las FARC-EP,  calificó la decisión de «determinaciones impulsivas» que violan los acuerdos de la Mesa, cuyas reglas de juego establecidas desde el inicio es que los diálogos de paz se establecerían sin que nada de lo que ocurriera en Colombia perjudicara el proceso negociador.

Para Alape, acompañado en el Palacio de Convenciones de La Habana por el resto de los representantes de las FARC-EP,  lo que ha ocurrido con la situación del general Alzate es una expresión de la «tozuda posición del gobierno colombiano de negar la tregua o el armisticio» y llevar adelante la decisión de negociar bajo el fuego.

Alape recordó que los negociadores en La Habana sólo tienen prerrogativas para lograr un acuerdo, pueden influir en la situación, pero «lo que ocurra en territorio colombiano debe resolverse en territorio colombiano».

Luego de una pausa, la delegación de la guerrilla presentó ante la prensa el comunicado del Estado Mayor del Bloque Iván Ríos de las FARC-EP.

“Estamos dispuestos a encontrar una pronta, tranquila y justa solución a este problema”, dijo en La Habana el guerrillero conocido como Pablo Catatumbo, después de leer un comunicado en el que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) reconocieron el arresto del general.

Catatumbo señaló también que el gobierno debe ahora ponerse en contacto con la cúpula guerrillera para encontrar una solución, luego de que el presidente Santos suspendió el domingo el diálogo de paz en Cuba hasta que no se libere a Alzate.

“El gobierno tendrá que establecer comunicación con el secretariado de las FARC-EP, y producto de esas conversaciones, buscar la manera de destrabar la situación y darle una salida al impasse”, manifestó el jefe guerrillero.

Igualmente, insistió en pedir una tregua bilateral durante las conversaciones que se realizan desde hace dos años en Cuba, toda vez que es el gobierno de Santos quien se niega a detener las operaciones militares contra las FARC-EP hasta que el proceso de paz no esté más avanzado.

Un eventual cese el fuego bilateral generaría un medio ambiente más tranquilo para las conversaciones y nos evitaríamos éste y otros incidentes que se pueden presentar en el transcurso de una guerra, aseveró.

“Se trata de un acontecimiento extraordinario”, comentó  Catatumbo sobre la captura de Alzate. “Es la primera vez que un general de la República y del Ejército es capturado por la insurgencia”, aseguró.

Tenemos la disposición de esta delegación de paz, de contribuir a una pronta, sensata solución de este problema para que continúen los diálogos, agregó Catatumbo.

“El problema no es fácil y lo que tenemos es que convocar al país para que el proceso realmente avance y se vuelva a reiniciar lo más pronto posible”, expresó igualmente Pastor Alape.

Mientras tanto, en Colombia partidarios y detractores de los diálogos de paz en La Habana prosiguen con intensas manifestaciones ante la opinión pública.

El Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) exigió este martes al gobierno colombiano que reanude las negociaciones de paz y que se decrete el cese bilateral al fuego.

En un comunicado, este colectivo reiteró que la vía para alcanzar la paz es la negociación política del conflicto armado, y lamentó que el Ejecutivo haya insistido en negociar en medio de las hostilidades y confrontación bélica, lo que debilita la confianza de las partes en el proceso.

El colectivo concluyó el comunicado con un llamado a la sociedad para que exprese su defensa al proceso de paz, que mañana cumple dos años, con una gran movilización en el país.

Por su parte, el expresidente de Colombia Álvaro Uribe,   el más férreo opositor a las negociaciones con la guerrilla de las FARC-EP, atacó virulentamente a Santos, acusándolo de traición y mentira.

también te puede interesar