Internacionales

Aparecieron otros siete estudiantes mexicanos en Iguala

Indicios de que una parte de los desaparecidos estén secuestrados por el crimen organizado

Policías de México
Policías atacaron violentamente a la manifestación estudiantil en la ciudad de Iguala | EFE

Redacción Central |

Mientras miles de estudiantes y maestros tomaron hoy las calles del estado mexicano de Guerrero para reclamar por las vidas de los jóvenes normalistas desaparecidos, otros siete estudiantes aparecieron este jueves con vida al retornar a sus viviendas, por lo cual se redujo a 38 la cifra de jóvenes con paradero desconocido.

Las manifestaciones en Chilpancingo, la capital del estado, tuvieron por objetivo rememorar la masacre estudiantil del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco y exigir ahora la localización de las decenas de universitarios desaparecidos tras una represión policial el fin de semana en la ciudad de Iguala.

En las recientes horas, y tras la aparición de los siete jóvenes, hay discrepancias en torno a la situación pues muchos familiares temen que una parte considerable estén secuestrados por criminales y piensan que su vida corre peligro, mientras que algunas autoridades estiman que en realidad podrían estar escondidos por miedo, como hicieron otros estudiantes que presenciaron los tiroteos.

Desesperados, familiares de los estudiantes, acompañados por militares y policías, se abrieron paso entre hierbazales para examinar barrancos, terrenos baldíos y  aldeas al sur de la ciudad de Iguala, donde los estudiantes fueron vistos por última vez.

Funcionarios judiciales que investigan el caso, declararon que las cámaras de vigilancia de la zona captaron patrullas que llevaban civiles.

Autoridades estatales expresaron sus sospechas de que policías de Iguala están coludidos con narcotraficantes, lo que ha acentuado el temor sobre el destino de los estudiantes.

La búsqueda se lleva a cabo en zonas que se consideran de alto riesgo porque de alguna manera las domina y controla la delincuencia organizada, explicó Manuel Olivares, coordinador de la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos.

Guerrero, uno de los estados más pobres de México, es tierra de cultivo de amapola y marihuana, y su territorio es clave en las rutas del narcotráfico hacia Estados Unidos y los cárteles que ahí operan han infiltrado numerosas instituciones, entre ellas cuerpos de policías municipales.

Precisamente, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, ofreció una recompensa de un millón de pesos (unos 76 mil dólares) por información sobre los desaparecidos.

Por su parte, el procurador de justicia de Guerrero, Iñaki Blanco, informó que José Luis Abarca y Felipe Flores, alcalde y secretario de Seguridad de Iguala, respectivamente, se encuentran prófugos.

Hoy, el secretario mexicano de Gobernación, Miguel Angel Osorio, explicó que las fuerzas de seguridad federales están apoyando a Guerrero para hallar a los estudiantes que están desaparecidos, si bien urgió al gobernador Angel Aguirre a apurar las pesquisas.

también te puede interesar