Internacionales

Papa Francisco pide tolerancia entre religiones

El Sumo Pontífice insiste en rechazar acciones violentas en nombre de Dios

Papa Francisco en Albania
El jefe de la Iglesia, entre fieles seguidores | Reuters

Redacción Central |

El papa Francisco pidió en Albania la tolerancia y el respeto entre las distintas creencias al reclamar que nadie puede usar el nombre de Dios para cometer violencia o para discriminar.

La convivencia en esta nación europea entre religiones es un ejemplo de bien inestimable para la humanidad, sostuvo como parte de su programa que incluyó una misa en la Plaza Madre Teresa, de Tirana, a la que asistieron miles de albaneses y extranjeros, así como las máximas figuras del Estado y el Gobierno.

Francisco subrayó que la coexistencia en Albania de cristianos y musulmanes muestra al mundo la posibilidad real de lograr la concordia entre personas y comunidades de diferente confesión.

El Sumo Pontífice fue recibido en Albania por autoridades religiosas y miembros del Gobierno encabezado por el primer ministro Edi Rama, con quien mantuvo un breve encuentro en el aeropuerto.

Francisco recordó ante Rama la necesidad internacional de favorecer la solidaridad, el crecimiento y el desarrollo de todos, no solo de una parte de la población.

La visita del Obispo de Roma a Albania es el cuarto viaje internacional del Pontífice y tiene como propósito principal el de promover un mensaje de armonía y fomentar el clima de diálogo y convivencia entre religiones.

En una reunión con representantes de las distintas comunidades cristianas y musulmanas, Francisco insistió con sus palabras en que matar en nombre de Dios es un gran sacrilegio y discriminar en nombre de Dios es inhumano.

Asimismo, lamentó la intolerancia con los que tienen convicciones religiosas diferentes que es un enemigo particularmente insidioso, y que desgraciadamente hoy se está manifestando en diversas regiones del mundo.

El Sumo Pontífice rechazó todas aquellas formas que representan un uso distorsionado de la religión que, en su opinión, es auténtica y fuente de paz y no de violencia.

La libertad religiosa no es un derecho exclusivo del sistema legislativo de un país, sino un espacio común, un ambiente de respeto y colaboración que se construye con la participación de todos, también de aquellos que no tienen ninguna convicción religiosa, sostuvo el Papa.

Ha llegado, aseveró, el momento de pasar de la tolerancia a una fraternidad, para construir puentes de diálogo y distanciarse de los males de hoy como la corrupción, la inmoralidad, el consumismo, la droga, la prostitución, la mafia, la trata de mujeres o la venganza de sangre.

Antes de regresar al Vaticano, Francisco visitará centros hospitalarios asistidos por instituciones caritativas de Albania, país donde cerca del 15 por ciento de la población es católica.

también te puede interesar