Internacionales

Siria acusa a oposición de crimen de niños

Gobierno reclama investigar tragedia y aclarar responsabilidad de Turquía

Redacción Central |

El gobierno del presidente Bassar al-Assad calificó de horrendo crimen la muerte de al menos 15 niños tras ser vacunados contra el sarampión con dosis alteradas enviadas por Turquía y que fueron administradas por grupos armados opositores.

El ministerio de Relaciones Exteriores envió sendas cartas al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y al Consejo de Seguridad para denunciar el incidente y reclamar una investigación internacional transparente.

Siria fue sacudida por el crimen, más bien una catástrofe humana, consecuencia de la connivencia entre instituciones de salud ficticias pertenecientes a organizaciones terroristas y las autoridades turcas, indican los textos dirigidos a la ONU.

De acuerdo con la cancillería siria, el suceso ocurrió esta semana en la norteña provincia de Idleb, ocupada parcialmente por las bandas extremistas patrocinadas por Estados Unidos y Occidente.

Los menores recibieron dosis de vacunas contaminadas, venenosas y caducadas contra la enfermedad del sarampión, provenientes de fuentes desconocidas, aunque las dosis fijaban origen turco.

Las cartas recordaron que Damasco, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y la Unicef, realizó decenas de campañas de inmunización exitosas contra varias enfermedades y epidemias desde el comienzo del conflicto en marzo de 2011.

El gobierno de al-Assad condena este crimen horrible perpetrado contra niños sirios inocentes y reitera su compromiso de cumplir con sus obligaciones, en particular los relacionados con la protección de los derechos de los infantes, agregan los documentos.

Damasco consideró lo ocurrido un acto criminal violatorio de la ley internacional y los derechos humanos por parte de los cabecillas de las organizaciones terroristas armadas y las autoridades turcas, que requiere una clara condena por parte de la comunidad mundial.

también te puede interesar