Internacionales

Primer ministro francés advierte que la extrema derecha está a las puertas del poder

El presidente Francois Hollande se ha convertido en el mandatario de Francia más impopular desde la Segunda Guerra Mundial

El presidente francés, Francois Hollande
El presidente francés, Francois Hollande | larepublica.pe

Redacción Central |

El primer ministro francés, Manuel Valls, hizo este domingo un llamamiento a la unidad de la izquierda para superar el voto de confianza al que se someterá el Gobierno el próximo 16 de septiembre y advirtió que la extrema derecha está a las puertas del poder.

«Sabemos que el precio de nuestro fracaso sería terrible. En Francia, la extrema derecha y Marine Le Pen están a las puertas del poder», alertó Valls durante la Fiesta dell’Unita celebrada en Bolonia, refiriéndose así a los recientes sondeos que sitúan a la líder ultraderechista como triunfadora en las presidenciales de 2017.

Paralelamente, la presidenta del Frente Nacional ha vuelto a presentarse como la única alternativa para sacar al país de la «situación catastrófica» que, a su juicio, atraviesa Francia reclamando la disolución parlamentaria y la convocatoria de elecciones.

«Es más necesario que nunca dar la palabra a los franceses y disolver la Asamblea nacional. François Hollande quiere ganar tiempo, pero el mal es demasiado profundo», dijo ante miles de jóvenes de su partido.

Precisamente, el presidente Francois Hollande se ha convertido en el mandatario de Francia más impopular desde la Segunda Guerra Mundial, con un apoyo en agosto de 13 por ciento.

Varios estudios y sondeos de opinión culminaron una semana con malas noticias para el mandatario, que tendrá que sobrellevar una situación muy compleja debido a la publicación de un libro devastador que escribió su expareja, donde salen a relucir unas cuantas historias nebulosas del dirigente y, entre ellas, donde se acusa al líder socialista de describir despectivamente a los pobres como «los sin dientes».

Por otra parte, diferentes estudios han reflejado que Hollande ha perdido el respaldo entre muchos votantes de izquierda debido a su mal manejo de la economía. El desempleo en Francia supera el 10 por ciento, en máximos históricos, y con un nulo crecimiento económico en el segundo trimestre.

Esta nueva tormenta política ocurrió apenas días después de que Hollande designara un nuevo gabinete para silenciar a ministros que habían criticado abiertamente su política económica, y para enviar una señal a favor de los negocios a la Unión Europea (UE).

también te puede interesar