Internacionales

Argentina se defiende de los fondos buitre

Iniciativa de presidenta Cristina Fernández ratifica compromiso soberano ante los acreedores

Fondos buitre
Fondos buitre |

Redacción Central |

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ratificó la condición de país soberano al establecer mecanismos para garantizar el compromiso de la deuda reestructurada con un proyecto de ley al Congreso para cambiar la jurisdicción de los pagos a los acreedores en defensa de los llamados fondos buitre.

La iniciativa presentada por la jefa de Estado busca una alternativa ante los fallos del juez norteamericano Thomas Griesa que impiden a los tenedores de bonos de deuda reestructurada poder cobrar los depósitos colocados por el gobierno en bancos estadounidenses.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, resaltó el paso dado por Buenos Aires para crear la entidad Nación Fiduciaria en el Banco Central de Argentina, a través del cual el país canalizará los saldos para el cumplimiento de sus compromisos con el 93 por ciento de los acreedores que acordaron en 2005 y 2010 reestructurar el pago de la deuda.

Según Capitanich, Griesa es un ariete para fulminar el proceso de reestructuración de la deuda pública argentina, mientras el proyecto de ley de pago soberano presentado por Fernández protegerá a los bonistas que ingresaron al canje.

El texto del proyecto de ley indica que los acreedores que no entraron en los procesos anteriores de reestructuración lo pueden hacer una vez se cambie la sede, elemento que resaltó la presidenta ante la prensa.

La dictadura cívico-militar de 1976-1983 entregó al Bank of New York Mellon y al Citibank la jurisdicción como agentes fiduciarios para el pago de esos adeudos, pero el juez Thomas Griesa, actuando a favor de los fondos buitre, intervino los depósitos de la nación sudamericana.

El juez estadounidense y grupos financieros de la nación norteamericana declararon, sin fundamento alguno, una cesación de pago selectiva contra Argentina, lo que Buenos Aires denunció como extorsión y ataque contra su soberanía financiera, asunto que reclamó a la Corte Internacional de la Haya, desconocida por Washington.

Por su parte, la jefa del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados consideró este miércoles que mudar la sede para el pago de la deuda le parece una decisión acertada y valiente.

Además de destacar la dignidad de los argentinos, es una decisión de mucha sabiduría y certeza, para garantizarle el pago al 93 por ciento de los acreedores que confiaron en el país e ingresaron a ambos canjes, concluyó la dirigente legislativa.

Los acreedores europeos del país sudamericano, por su parte, respaldaron el proyecto de pago soberano que presentó la presidenta Fernández al Congreso.

El abogado Tulio Zembo, representante de tenedores de deuda italianos que ingresaron al canje, llamó a convencer a todos los bonistas que es necesario cambiar de sede de cobro para que puedan obtener sus saldos sin intervenciones como la impuesta por el juez neoyorquino.

Con este proyecto de ley, enfatizó Zembo, el gobierno argentino muestra su compromiso de continuar cumpliendo las obligaciones contraídas en los acuerdos de reestructuración de 2005 y 2010 frente a locuras como la de Griesa al declarar a Argentina en default.

también te puede interesar