Internacionales

El ébola nació en el baúl de las maldiciones del Pentágono

El virus del ébola es una más de tantas armas creadas en Estados Unidos para eliminar lo que suponen sea una amenaza a su sistema

Caso de ébola
Caso de ébola | SRC/PC/Pascale Zintzen

Redacción Central |

En los laboratorios estadounidenses de Fort Detrix, del Pentágono, se desarrollan armas químicas, biológicas, virus de todo tipo; experimentos para el control de la mente, el ántrax, los llamados patógenos exóticos y el ébola, según el doctor Néstor García Iturbe, editor del boletín electrónico El Heraldo.

En esa instalación se trabaja con el ébola desde hace 30 años, forma parte de un proyecto USAMRIID, que incluye a otros virus, está a cargo del doctor Peter B. Jahrling y se halla bajo la dirección de Thomas W. Geisbert, asegura García.

De igual manera, también se conoce que en Fort Detrix ya se ha probado en humanos una vacuna efectiva contra el ébola aplicada con éxito desde hace seis meses, que ya fue probada en primates un año antes.

Se trata del suero secreto ZMapp, producido por la firma farmacéutica MappBiopharmaceutical, con sede en San Diego, California, apunto García.

La expansión del ébola en África, sin determinar el origen de la enfermedad, resulta sospechosa toda vez que pudiera estar siendo utilizada por el Pentágono para medir los efectos de la epidemia, como una de las que denominan sus “armas étnicas”, dijo.

Desde finales de los años 70 el gobierno estadounidense ha estado trabajando en estas armas étnicas, como aparece reflejado en un artículo en Military Review, diseñadas para eliminar grupos étnicos que son susceptibles a diferencias genéticas y variaciones en el ADN, comentó.

Se conoce que ya en 1990, en Los Ángeles, le fue suministrada una vacuna experimental contra las paperas a más de mil quinientos niños, menores de seis meses, todos hispanos y de la raza negra, sin que los padres de los menores fueran consultados. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar