Internacionales

La guerra se intensifica en Irak

Chiitas prometen poner coto a sunnitas y a la presencia se asesores estadounidenses

Guerra de Iraq
Dos militantes suníes del grupo afín a Al Qaida se enfrentan a las fuerzas del Gobierno en Ramadi, capital de la provincia iraquí de Anbar | EFE

Redacción Central |

Los combates en Irak se intensifican de manera gradual en medio de una guerra que el clérigo radical chiita Moqtada Al-Sadr prometió estremecer la tierra bajo los pies de los milicianos sunnitas, que dominan varias regiones, y enfrentar a los asesores militares estadounidenses.

Las declaraciones de Al-Sadr ocurren en medio de la ofensiva de las tropas gubernamentales que ha permitido mantener el control de la base aérea de Balad y repeler el avance islamista en Haditha, en la provincia de Al-Anbar, al norte de esta capital. 
Según el clérigo chiita, sus seguidores combatirán con determinación al denominado Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y también contra la presencia en el país de asesores militares norteamericanos. Estremeceremos la tierra bajo los pies de la ignorancia y el extremismo, señaló Al-Sadr en una alocución televisiva desde Najaf.

Asimismo, reclamó a las potencias extranjeras y especialmente a las fuerzas ocupantes y los países de la región a sacar las manos de esta nación mesopotámica, en referencia a Estados Unidos y a vecinos árabes del golfo Pérsico.

El primer grupo de los 300 asesores militares enviados por Washington llegó a una base cercana a Bagdad e inició labores de asistencia al Ejército y las fuerzas de seguridad iraquíes para intentar revertir la ofensiva del DAESH, nombre en árabe del EIIL, y sus aliados.

Miles de seguidores de Al-Sadr realizaron días atrás un desfile en Ciudad Sadr, en el norte de Bagdad, que significó la revitalización del Ejército Mehdi, en respuesta al llamado del clérigo chiita, Gran Ayatolah Alí Al-Sistani, para que voluntarios se alistaran a luchar contra el EIIL.

Un parte oficial, por su lado, indica que fuerzas de seguridad abatieron a por lo menos 35 extremistas sunnitas y les destruyeron 51 armas, tanques, buldózers, vehículos blindados y carros artillados en bombardeos contra Al-Bujouri, en los alrededores de la refinería de petróleo de Baiji.

también te puede interesar