Internacionales

Las lluvias de Washington dificultan la búsqueda

Según las autoridades, muchos de los cadáveres podrían jamás ser recuperados

Rescatistas cerca de Oso, Washington
Rescatistas cerca de Oso, Washington |

Redacción Central |

Las autoridades de Washington temen que la cifra de muertos por el derrumbe se acerque a los 90 tras el deslave ocurrido hace una semana fuera de la Autopista 530 cerca a Oso, en esa ciudad de Estados Unidos.

Cientos de socorristas, quienes admiten que cabe esperar ‘lo peor’, continúan las labores de búsqueda pero se ven imposibilitados en muchas ocasiones a realizar su trabajo a causa de las lluvias, el viento y los constantemente riesgos de desprendimientos de tierra.

Autoridades locales informaron que  los únicos cinco supervivientes hallados hasta el momento y que se encuentran en condición grave en un hospital local, fueron rescatados el  pasado día 22, horas después de la catástrofe.

Por eso, a medida que transcurren las jornadas, las autoridades, equipos de rescate, familiares y vecinos pierden la esperanza de hallar a alguien más con vida y temen que muchos de los cadáveres jamás se puedan recuperar.

La localidad se encuentra totalmente devastada. Casas destrozadas, árboles y lodo que alcanza casi los cinco metros de altura es el panorama que a diario observan los equipos de búsqueda y salvamento.

Con anterioridad, se reportó una advertencia de inundación por la crecida del río Stillaguamish, que ya ha cubierto una sección de la ruta estatal 530 y ha llegado a algunas casas río arriba.

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que la inundación continuará hasta que el nuevo canal que va abriendo el afluente sea suficientemente profundo como para drenar el lago que se ha formado.

Datos oficiales precisan que cerca de unas 180 personas vivían en la zona sepultada por una avalancha de tierra y lodo en el pequeño pueblo de Oso, a 60 kilómetros al noroeste de Seattle, uno de los principales centros urbanos del país.

también te puede interesar