Internacionales

Guerrilla colombiana llama a escuchar a población rural

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo consideraron imprescindible la atención a los reclamos de los campesinos

Iván Márquez
Iván Márquez, delegación a los diálogos de paz |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) llamaron al Gobierno de su país a escuchar a la Colombia rural, a los de ruana y de a pie en sus peticiones, y a abrir espacio a la solución de los ingentes problemas urbanos que agobian a las mayorías.

«El momento exige no desatender más a la población rural tan marginada y excluida por siempre, observar su pliego de exigencias, materializar sus derechos conculcados sin más dilaciones, porque además de justas, son necesarias sus peticiones si en verdad se piensa en el bienestar nacional», aseguró la insurgencia.

Previo a una nueva sesión de pláticas de paz en La Habana, la guerrilla consideró imprescindible la atención a los reclamos de los campesinos para el bienestar de la nación y el cese de la entrega de la patria y el territorio a las trasnacionales de la minería depredadora, de la explotación agroforestal y de biocombustibles.

La tierra debe ser para quienes la cultivan y el tratamiento de los problemas relativos a ella no puede recaer en oligarcas desconocedores de la suerte de los trabajadores, indicaron los guerrilleros.

De manera clara nos han dicho nuestros compatriotas del campo, que el país necesita un proceso de ordenamiento territorial en el que las mismas comunidades definan cómo ha de organizarse la producción, los usos del suelo y la protección del medio ambiente, actuando dentro de la visión del territorio como abrigo, protegiéndolo, cuidándolo, como aporte a la existencia misma de las comunidades, señala el comunicado.

Agrega que muchos de los aspectos que plantean los dirigentes rurales, tocan con las salvedades del Acuerdo Parcial entre el Gobierno y las FARC, lo cual indica que los planteamientos de la insurgencia no son caprichosos.

«Llegó la hora de decirle no a la extranjerización de la tierra, de poner énfasis a la función social de la propiedad, de hacer plena restitución y resarcimiento de daños a la población desplazada, de sanear y devolver las tierras perdidas por endeudamientos, de darle realce a la mujer campesina otorgándole con mayor acento sus derechos, y de crear una institucionalidad proba y eficiente que dé vía libre al nuevo ordenamiento territorial, a la protección de nuestros recursos y a la reforma rural integral en democracia y condiciones de plena participación política», afirmó las FARC-EP.

En declaraciones a la prensa, desde la sede de los diálogos, el representante insurgente Jesús Santrich, recalcó que el país pide a gritos la realización de una asamblea nacional constituyente para garantizar reformas en beneficio del pueblo.

Las conversaciones de paz entre las FARC-EP y el Gobierno colombiano, iniciadas en La Habana en noviembre de 2012, se enfocan en la cuestión de las drogas ilícitas, tercer tema de una agenda de seis puntos.

también te puede interesar