Internacionales

Frei Betto reflexiona sobre socialismo y educación

El intelectual brasileño afirmó que el socialismo europeo cometió el error de suponer que las personas nacidas en una sociedad socialista serían naturalmente socialistas

Frei Betto
Frei Betto |

Redacción Central |

El socialismo europeo cometió el error de suponer que las personas nacidas en una sociedad socialista serían naturalmente socialistas, afirmó el destacado intelectual brasileño Frei Betto, durante su intervención en el IX Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2014.

Ninguno de nosotros es totalmente invulnerable a las seducciones capitalistas, a los atractivos del individualismo, a la tentación del acomodamiento y la indiferencia ante el sufrimiento ajeno y las carencias colectivas, señaló el escritor, periodista, antropólogo, filósofo y teólogo.

Todos estamos sujetos permanentemente a las influencias nocivas que satisfacen nuestro ego y tienden a inmovilizarnos cuando hay que correr riesgos y renunciar al prestigio, al poder y al dinero, agregó.

Durante el encuentro en La Habana, Betto aseguró que la corrupción es una mala yerba inherente al capitalismo y al socialismo. Jamás habrá un sistema social en el cual la ética constituya una virtud inherente a todos los que viven y trabajan en él.

Crear una institucionalidad política que nos impida “caer en tentación” en cuanto a la falta de ética (…) solo será posible en un sistema en el cual no exista la impunidad, y el deseo de ser corruptor o corrompido no resulte practicable, aseveró el intelectual brasileño.

Al referirse al papel del educador, Betto manifestó que es no limitarse a transmitir conocimientos, a facilitar pedagógicamente el acceso al patrimonio cultural de la nación y de la humanidad, sino también, suscitar en el educando el espíritu y la militancia revolucionarios, la búsqueda del hombre y la mujer nuevos inspirados aquí, en el caso de Cuba, en los ejemplos de Martí, Che Guevara y Fidel.

El primer deber del educador (…) es formar seres humanos felices, dignos, dotados de conciencia crítica, participantes activos en el desafío permanente de perfeccionar el socialismo, que considero que es el nombre político del amor, afirmó.

también te puede interesar