Internacionales

Amenazada ampliación del Canal de Panamá

La ruptura de negociaciones entre la empresa española y la Autoridad de la vía istmeña pone en riesgo las obras de la vía interoceánica

Ampliación del Canal de Panamá
Megaproyecto de Ampliación del Canal de Panamá | 20 Minutos

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La ruptura de las negociaciones entre la empresa española Sacyr, que amplía el Canal de Panamá, y la Autoridad de esta vía interoceánica debido al incremento del costo de estas labores, amenaza una de las mayores obras civiles del mundo, que augura años de litigio ante tribunales entre la entidad ibérica y el gobierno panameño para resolver este conflicto.

Medios especializados consideran que después de 100 años de su inauguración, sobre el Canal de Panamá navega el cinco por ciento de buques que transportan las mercaderías a nivel mundial, pero que hoy día tiene dificultades para terminar su tercer juego de esclusas, que debe culminar en el año 2015, como estaba inicialmente previsto, pero que puede prolongarse debido a la lentitud con que avanzan las obras desde hace semanas a la espera de una solución al conflicto, ocasionado por aumento de costos.

Sin embargo, no existe una solución ventajosa entre la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio internacional encargado de las obras y liderado por el español Sacyr.

El consorcio internacional de las obras comunicó este miércoles la sorpresiva ruptura de las negociaciones, pese a que el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, había afirmado a principios de semana que las partes estaban cerca de un acuerdo.

El consorcio liderado por Sacyr considera que la ruptura de las negociaciones pone en riesgo la expansión del Canal de Panamá y hasta los 10 000 puestos de trabajo que se han empleado, ocasionando dificultades para la solución a la ampliación del Canal de Panamá. 

Medios especializados pronostican que de no existir una solución inmediata, Panamá y ACP enfrentarán años de disputas ante los tribunales nacionales e internacionales sobre los pasos que han llevado el proyecto al borde del fracaso, con la tardanza de poder efectuar la ampliación que se necesita para el paso de buques de mayor porte.

El corazón del conflicto figura en una reclamación de la factura por más de 1 600 millones de dólares (1 200 millones de euros) más para cubrir los sobrecostos que han ocurrido y no previstos inicialmente.

En las negociaciones el grupo de empresas propone compartir la carga del financiamiento hasta la terminación del proyecto a través de un cofinanciamiento de 50 por ciento y después un tribunal internacional de arbitraje decidirá quién se hace responsable de los sobrecostos adicionales y quién debe pagar por ellos, pero estas posibilidades han quedado en terreno de nadie.

El canal de Panamá tiene una longitud de 80 kilómetros, fue inaugurado en 1914 y explotado por Estados Unidos hasta su devolución a Panamá en 1999, pero que hoy día resulta estrecho para los buques de gran porte que necesitan pasar por esa vía interoceánica, los cuales tienen que tomar rutas muchas más largas para la travesía.

también te puede interesar