Internacionales

Estudian qué permite a focas y ballenas estar largo tiempo bajo el agua

La respuesta está en una proteína muscular que poseen estos mamíferos marinos según un grupo de expertos

Redacción Central |

Estudian qué permite a focas y ballenas estar largo tiempo bajo el agua
La respuesta está en una proteína muscular que poseen estos mamíferos marinos según un grupo de expertos

El interés por conocer la causa que permite a las focas y ballenas permanecer largo tiempo bajo el agua, sin salir a la superficie, motivó a un grupo de expertos a investigar esa conducta, quienes hallaron la respuesta en una proteína muscular que poseen estos mamíferos marinos.

Un grupo de investigadores del Institute of Integrative Biology de la universidad de Liverpool que realizó el estudio, indicó a la BBC que después de largo tiempo habían resuelto el misterio de una de las adaptaciones más extremas del reino animal: cómo los mamíferos marinos guardan el oxígeno suficiente para mantener la respiración bajo el agua, hasta una hora.

Para hallar la respuesta, el equipo estudió la mioglobina, una proteína muscular cuya función es almacenar y transportar oxígeno, y descubrió que en las ballenas y las focas esta proteína tiene una propiedad especial clave: que «no se pega». Esta diferencia permite a estos mamíferos almacenar cantidades enormes de oxígeno en sus músculos sin «atascarlos».

La investigación de esa importante artimaña química que usan esos mamíferos para permanecer largo tiempo bajo el agua fue publicada en la revista Science donde los expertos liderados por el doctor Michael Berenbrick, explicaron el mecanismo usado por esos ejemplares marinos.

En busca de la respuesta, el equipo extrajo y comparó mioglobina pura de los músculos de muchos mamíferos: desde la vaca, de tierra firme, a la nutria, que es semiacuática, hasta expertos nadadores como la ballena.

Liderados por el investigador Scott Miceta, el equipo logró rastrear los cambios de la mioglobina en los mamíferos que bucean a gran profundidad, a lo largo de 200 millones de años de historia evolutiva. Y ese examen reveló que los mejores mamíferos buceadores desarrollaron una variedad de mioglobina que no se pega.

El secreto, según explicó el doctor Berenbrik, estaba en una pequeña pero crucial artimaña química: la mioglobina de los mamíferos marinos tiene una carga positiva. Eso tiene importantes consecuencias físicas. Al igual que los polos iguales de los imanes, las proteínas se repelen entre ellas, explicó.

Agregó que es así como los animales son capaces de almacenar en sus músculos concentraciones realmente grandes de estas proteínas y de evitar que se peguen y que los músculos no pierdan su funcionalidad, dijo.

De acuerdo a los científicos, este hallazgo podría servir de ayuda a la investigación médica, copiar esta parte de la química natural contribuiría al desarrollo de líquidos que transportan oxígeno que podrían usarse, como reservas de oxígeno de emergencia para los tejidos de una persona, cuando no es posible hacer una transfusión de sangre.

Para Nicholas Pyenson, curador de fósiles de mamíferos marinos en el Smithsonian Institution de Washington DC, el mayor impacto de este hallazgo, será en el campo de la biología evolutiva, pues el estudio supone un avance emocionante en el conocimiento sobre la evolución del buceo profundo.

también te puede interesar