Internacionales

Medicina cubana da esperanza de vida a niño con enfermedad incurable

El menor recibió tratamiento con células madres extraídas de su médula ósea

Medicina cubana
Medicina cubana da esperanza de vida a niño con enfermedad incurable. | Internet

Redacción Central |

El menor recibió tratamiento con células madres extraídas de su médula ósea

La medicina cubana enfrentó un nuevo reto para ayudar a un niño de siete años, a vencer las dificultades de la DMD, una enfermedad incurable que deprime la habilidad muscular del paciente, por lo que le aplican un tratamiento de células madres procedentes de su médula ósea, que ha cambiado el estado físico del menor.

Los síntomas que progresivamente disminuían las posibilidades físicas de Enzo Barriga Hernández, quien se caía con frecuencia, no podía correr, subir escaleras, vestirse solo, ni montar bicicleta, además de perder las fuerzas en piernas y brazos, indicó a los padres que el niño sufría una enfermedad rara.

Los padres-Cecilia Hernández Chávez y Eric Barriga Ruiz Lova- lo llevaron al habanero hospital pediátrico William Soler, donde fue atendido por el doctor Omar López Medina, jefe del Grupo de Enfermedades Raras, de la institución infantil, quien le hizo los exámenes de rigor y consultó el caso con otros especialistas.

Tras una exhaustiva evaluación, el equipo médico confirmó el diagnóstico, el pequeño Enzo presentaba una enfermedad degenerativa muscular hereditaria, denominada Distrofia Muscular de Duchenne (DMD).

Según la literatura médica, la DMD es una enfermedad provocada por una mutación genética que impide al organismo fabricar distrofina, una proteína presente en el interior de la membrana de las células musculares, cuyo déficit en el músculo esquelético y cardíaco, conduce a su necrosis progresiva.

De acuerdo con los pediatras, en pocos años el niño tendría una discapacidad motora total. Explicaron a los padres que después tendría fallas del sistema respiratorio y de otros órganos vitales, en particular, en la segunda y tercera década de vida. Enzo se puso flaquito- contó Cecilia- tenía que moverse en silla de ruedas. La situación era difícil.

La madre no se rindió, confiaba en los médicos. Al conocer por la prensa la aplicación de la Medicina Regenerativa en Cuba, usando las células madres, en el tratamiento de diferentes enfermedades, comentó con el doctor Omar López, si su hijo podría ser tratado con ese avanzado procedimiento.

El pediatra revisó lo publicado a nivel internacional sobre el tema y valoró el caso con otros miembros del equipo de Enfermedades Raras del William Soler, entre ellos, la doctora Norma Elena de León Ojeda, especialista en segundo grado en Genética Clínica, la neuróloga Sonia María Bello, y el cardiólogo, Javier Azores.

La actitud de la madre de no dejarse vencer para mejorar al hijo, motivó al equipo médico a plantearle el caso, al doctor Porfirio Hernández, subdirector de investigaciones del Instituto de Hematología e Inmunología de la capital cubana, quien en la década anterior había promovido el uso de las células madres en casos de pacientes con isquemias severas de los miembros inferiores.

Por fin, en abril de 2012, Enzo Barriga Hernández, se convirtió en el primer niño de Cuba, en recibir una infusión sistémica de células madres extraídas de su propia médula ósea, para tratar la DMD. Actualmente, Enzo es un adolescente de 12 años que cursa la secundaria básica, puede mover sus piernas, montar bicicleta, está muy contento.

Los médicos del equipo también, y refieren que el jovencito ha sido sometido 3 veces a ese procedimiento, que de forma provisional, permite reparar el tejido dañado y mantener la fuerza muscular.

A pesar del éxito, los galenos cubanos son cautelosos sobre la futura evolución de Enzo, pero coinciden en destacar que, la novedosa terapia aplicada en este caso, ha aportado nueva luz de esperanza, a las familias afectadas por esta agresiva enfermedad.

también te puede interesar