Internacionales

Francisco: el verdadero poder de un papa es el servicio humilde

Celebrada misa de entronización del Sumo Pontífice en la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano

Misa de entronización del Papa Francisco
Francisco: el verdadero poder de un papa es el servicio humilde. | 20 Minutos

Redacción Central |

Celebrada misa de entronización del Sumo Pontífice en la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano
» Francisco oficiará este martes misa inaugural de su pontificado

El «verdadero poder» de un papa es el «servicio humilde», dirigido a «los más pobres, los más débiles, los más pequeños, el hambriento, el sediento, el forastero, el desnudo, el enfermo y el encarcelado», dijo este martes el papa Francisco durante su homilía en la misa de entronización, un acto que oficialmente da inicio a su pontificado como Santo Padre de la Iglesia Católica.

En el primer mensaje que ofreció tras recibir los símbolos de su pontificado, el palio y el llamado anillo del Pescador, el argentino Jorge Mario Bergoglio invitó a los fieles a «no tener miedo de la bondad».

«Nunca olvidemos que el verdadero poder es el servicio, y que también el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe», manifestó.

El Sumo Pontífice consideró que un papa debe «abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad», sin ninguna distinción. En ese sentido, exhortó a «tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en que vivimos», el medio ambiente.

En tanto, instó a «todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito, económico, político y social (…) no dejar que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de este mundo nuestro».

«Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia, ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura», dijo Francisco.

La eucaristía del papa Francisco se desarrolló en la Basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano y contó con la presencia de al menos 31 jefes de Estado y de Gobierno y delegaciones de 132 países.

también te puede interesar