Internacionales

Congresistas colombianos piden bajar intensidad al conflicto armado

La Comisión de Paz del Congreso colombiano pidió bajar la intensidad al conflicto armado interno con un eventual cese bilateral del fuego

Acuerdos de paz
Acuerdos de paz |

Redacción Central |

La Comisión de Paz del Congreso colombiano pidió bajar la intensidad al conflicto armado interno con un eventual cese bilateral del fuego

La Comisión de Paz del Congreso colombiano pidió bajar la intensidad al conflicto armado interno con un eventual cese bilateral del fuego que permita avances en el diálogo en Cuba del gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

El ente congresional admitió como probable incluso la adopción de medidas colaterales como el establecimiento de acuerdos humanitarios de alcance parcial.

Ivan Cepeda, representante a la Cámara por el Partido Polo Democrático, consideró necesario e importante un cese bilateral del fuego en medio de la amenaza de recrudecimiento de la violencia y el probable fin de las conversaciones.

De acuerdo con el copresidente de la Comisión de Paz, Joaquín Camelo, el proceso atraviesa por una etapa crítica en la que, a su juicio, hace falta la presencia de un mediador.

Tanto los países garantes (Noruega, Cuba), como los acompañantes (Venezuela y Chile) podrían jugar un papel determinante para volver a cobijar la buena ruta de este proceso, opinó Camelo, citado por Prensa Latina.

El pronunciamiento del Congreso tiene lugar tras las declaraciones del presidente Juan Manuel Santos, quien rechazó toda posibilidad de regularizar la guerra o «humanizarla», mientras fue más lejos al advertir un fortalecimiento de la ofensiva de la fuerza pública contra las FARC-EP.

«Aquí no hay contemplación de ninguna naturaleza; así estemos dialogando, los generales y todos saben que tienen que triplicar el número de acciones hasta que terminemos esta guerra por las buenas o por las malas», expresó Santos.

Para el presidente colombiano, la guerrilla tiene que entender que, si los diálogos en La Habana no avanzan, la fuerza pública va a combatirlos.

Las FARC-EP han insistido en La Habana que un eventual cese de hostilidades podría contribuir al propósito de procurar una salida política al conflicto armado que dura casi medio siglo.

En un comunicado divulgado el miércoles último, el jefe negociador por la insurgencia, Iván Márquez, expresó que «cada día se ve más necesario buscar un cese bilateral de fuego y de hostilidades, o en su defecto convenir un tratado de regulación de la guerra», reclamo planteado desde que comenzó a gestarse el diálogo.

también te puede interesar