Internacionales

Heterogéneo acontecer internacional marca el 2012

El año que acaba de concluir se caracterizó por diversos sucesos, entre los que se destacaron las elecciones en Venezuela y Estados Unidos

Redacción Central |

El año que acaba de concluir se caracterizó por diversos sucesos, entre los que se destacaron las elecciones en Venezuela y Estados Unidos

Una carga política extrema caracterizó un 2012 que culmina con importantes acontecimientos internacionales en América Latina y otras latitudes, con matices a tener en cuenta durante el venidero 2013.

Venezuela marcó los sucesos de los últimos 12 meses, tras la reelección el 7 de octubre del presidente Hugo Chávez para el período 2013-2019, con el respaldo de más de ocho millones 136 mil votantes y así garantizar la continuidad del proceso de transformaciones.

El proceso bolivariano se afianzó con los comicios regionales del 16 de diciembre con el triunfo del Partido Socialista Unido de Venezuela en 20 de las 23 gobernaciones, como regalo a Chávez, quien debió ser intervenido por cuarta vez en Cuba de una afección cancerígena que lo mantiene en reposo previo ante la toma de posesión, el 10 de enero.

Este año también estuvo marcado por la disputa por la Casa Blanca. El presidente Barack Obama derrotó a Mitt Romney con ventajas de cuatro millones de votos populares y 126 sufragios electorales, en medio de una profunda crisis política y fiscal, sin renunciar a los propósitos imperiales.

China, a su vez, despidió el 2012 con nuevos dirigentes entre cuyos objetivos figura convertir al gigante asiático en una potencia moderna, próspera y poderosa. El XVIII Congreso del Partido Comunista eligió durante sus sesiones en noviembre último a Xi Jinping como el nuevo secretario general de esa organización política, en el poder desde 1949.

Precisamente las firmes posturas de China y Rusia han contenido a Estados Unidos y sus aliados en el fin explícito de derrocar al presidente de Siria, Bashar Al-Assad, con el respaldo abierto, financiero y en armas a la oposición, con un libreto similar al impuesto en Libia.

Pese a los esfuerzos de paz, la situación se mantiene tensa con peligro de agresión armada, en medio de un nuevo intento del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lakhdar Brahimi, para discutir posibles propuestas que conduzcan al fin de la violencia que según estimados ha costado la vida a 42 mil personas.

El año que termina hace justicia parcial con el reconocimiento de Palestina como Estado no miembro en la ONU, considerado por el presidente Mahmud Abbas un punto de viraje histórico, y anula la reclamación israelí de territorio en disputa.

Por otra parte, el papa Benedicto XVI, en su viaje apostólico número 23, el segundo a Latinoamérica después de Brasil en 2007, consideró importante en su pontificado las visitas a México y Cuba.

El jefe de Estado del Vaticano recordó las interminables filas de personas que ondearon pañuelos y banderas tras su llegada a México, donde llamo a acabar con la violencia reinante, mientras dijo llevarse de Cuba en lo más profundo a todos y cada uno de los cubanos, que lo rodearon con su oración, afecto y cordial hospitalidad.

Un hecho significativo irrumpió en el escenario político latinoamericano con el inicio en La Habana de diálogos de paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, que buscan poner fin a cinco décadas de conflicto bélico.

Colombia fue noticia también al negarse a acatar el fallo de la Corte Internacional de Justicias (CIJ), con sede en La Haya, para solucionar el litigio marítimo con Nicaragua.

El dictamen otorgó a Colombia la soberanía sobre los siete cayos adyacentes al archipiélago de San Andrés, con resguardo de 12 millas marítimas a su alrededor, y devolvió a Nicaragua los derechos sobre más de 90 mil 300 kilómetros de mar territorial en el Caribe.

también te puede interesar