Internacionales

Bush, Blair, Cheney y Rumsfeld, culpables de crímenes de guerra

Se les acusa de ser responsables por las torturas en Iraq y Afganistán, prácticas que hasta hoy dejan daños en las víctimas

Crímenes
Un tribunal de crímenes de guerra de Kuala Lumpur, Malasia, encontró culpables de tortura y crímenes contra la humanidad al ex presidente norteamericano George W. Bush, su homólogo de Gran Bretaña Tony Blair, el ex vice Presidente Richard Cheney y el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, entre otros implicados en la declaración de la llamada "guerra contra el terrorismo” en países como Iraq y Afganistán. | Internet

Redacción Central |

Se les acusa de ser responsables por las torturas en Iraq y Afganistán, prácticas que hasta hoy dejan daños en las víctimas

Un tribunal de crímenes de guerra de Kuala Lumpur, Malasia, encontró culpables de tortura y crímenes contra la humanidad al ex presidente norteamericano George W. Bush, su homólogo de Gran Bretaña Tony Blair, el ex vice Presidente Richard Cheney y el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, entre otros implicados en la declaración de la llamada «guerra contra el terrorismo» en países como Iraq y Afganistán.

El tribunal escuchó los testimonios de varias víctimas y testigos, entre ellos Abbas Abid, Moazzam Begg y Jameelah Hameedi, quienes relataron horribles torturas que presenciaron durante su encarcelación.

Igualmente comparecieron el iraquí Ali Shalal y el ciudadano británico Rhulel Ahmed. Abbas Abid, por ejemplo, tenía las uñas de sus dedos extraídas con alicates. Ali Shalal fue atacado y electrocutado con cables eléctricos. Moazzam Begg fue confinando a aislamiento, mientras que Jameelah fue desnudado y humillado, usado como escudo humano mientras era trasladado por un helicóptero.

Lo peor, es que todos aun presentan daños residuales de sus torturas.

Los acusadores fueron hechos prisioneros en Afganistán e Iraq, y en el caso de Moazzam Begg y Rhunel Ahmed, estuvieron en la Base Naval de Guantánamo, Cuba, ocupada ilegalmente por Estados Unidos.

Evidencias de cómo Bush, Cheney y Rumsfeld admitieron y alentaron que la tortura se convirtiera en una norma aceptada, fueron presentadas ante la audiencia.

«Líderes, organizadores, instigadores y cómplices participando en la formulación o ejecución de un plan común para conspirar a fin de cometer crímenes de guerra, son responsables de la ejecución de esos planes por parte de personas específicas»- concluyó el tribunal.

El tribunal expresó su esperanza de que, con las pruebas recopiladas, los testigos puedan encontrar en el futuro una instancia internacional con jurisdicción para tramitara las acusaciones contra los culpables.

Como un tribunal de consciencia, su veredicto es meramente declaratorio, pero tiene facultad para enviar las pruebas acumuladas a las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, así como a la Corte Penal Internacional. De suceder eso, resta esperar por esas instituciones a ver si actúan o pasan estos casos por alto.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar