Internacionales

Consejo de Seguridad prosigue negociación de resolución sobre Siria

Rusia y China, miembros permanentes del Consejo, rechazaron cualquier intento para justificar una intervención extranjera en Siria

Redacción Central |


Rusia y China, miembros permanentes del Consejo, rechazaron cualquier intento para justificar una intervención extranjera en Siria

El Consejo de Seguridad de la ONU prosigue hoy la negociación de una resolución sobre Siria, luego del rechazo de Rusia y China a cualquier intento para justificar una intervención extranjera en ese país y a una acción violenta contra el gobierno de Bashar Al-Assad.

Las posiciones de ambos países, miembros permanentes del Consejo, se ratificaron este martes durante una tensa sesión de ese órgano que contó con la presencia de los jefes de las diplomacias de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña y del secretario general de la Liga Árabe.

El embajador ruso en la ONU, Vitaly Churkin, reiteró en su intervención que la salida de la crisis en Siria solo puede ser resultado de un proceso político dirigido por los propios sirios.

Precisó que el Consejo de Seguridad no debe inmiscuirse en el conflicto interno en ese país ni imponer medidas para un eventual acuerdo porque no tiene el mandato para eso.

El representante del Kremlin añadió que el papel de ese órgano de 15 miembros no debe ser el de exacerbar la crisis y propuso que la Liga Árabe continúe su trabajo en Siria, de donde retiró su misión de observadores después de un mes de labor.

Asimismo, reiteró la propuesta de Rusia para que representantes del gobierno sirio y de la oposición acudan a Moscú para abrir «un diálogo informal sin condiciones previas».

Por su parte, el embajador de China, Li Baodong, subrayó el rechazo del gigante asiático al uso de la fuerza en la cuestión siria y a la práctica conocida como «cambio de régimen», por violar los principios de la Carta de la ONU y las normas internacionales.

En la misma línea se manifestó contrario a la aplicación de sanciones «que en lugar de ayudar a resolver el asunto, a menudo conducen a mayores complicaciones de la situación».

China está preparada para trabajar sobre esa base de principios y participar en un proceso de consultas activo y constructivo en busca de una solución apropiada al problema sirio, indicó el diplomático.

Insistió en que las acciones del Consejo de Seguridad sobre Siria deben ayudar a relajar las tensiones, promover el diálogo político, diluir las disputas y contribuir a mantener la paz y la estabilidad en el Oriente Medio.

Las posturas rusa y china contrastaron con las duras posiciones expuestas por la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, y los cancilleres de Francia, Alain Juppé, y Gran Bretaña, William Hague, para sacar del poder al presidente de Siria, Bashar Al-Assad.

A su vez, el embajador sirio ante la ONU, Bashar Jaafari, demandó al Consejo de Seguridad que respalde el diálogo nacional y las reformas políticas puestas en prácticas por su gobierno en lugar de exacerbar el conflicto.

«Llamamos a quienes fomentan la crisis a que reconsideren su posición», insistió el representante sirio.

El proyecto de resolución en discusión condena únicamente al gobierno sirio por la violencia y la violación de los derechos humanos en el país y llama a todas las partes, «incluidos los grupos armados», a cesar «todo acto de violencia o represalia».

También exige una «transición política hacia un sistema plural democrático y político» y la formación de un gobierno de unidad nacional después que el mandatario Al-Assad transfiera toda su autoridad a su vicepresidente.

Fuentes diplomáticas indicaron la posibilidad de que el proyecto de resolución sea sometido a votación antes de que termine la presente semana.

Los acuerdos del Consejo de Seguridad tienen que ser aprobados por el voto positivo de nueve de sus 15 integrantes y ninguno negativo (veto) de los cinco miembros permanentes (Rusia, China, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña).

Los otros integrantes del cuerpo son Alemania, Portugal, India, Colombia, Guatemala, Marruecos, Paquistán, Sudáfrica, Togo y Azerbaiyán.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar