Internacionales

Monasterio cristiano es atacado en Siria

El ataque con cohete puso en peligro la vida de 25 niñas y adolescentes huérfanas

Monasterio de la Señora de Sednaya
Monasterio de la Señora de Sednaya, en Siria. | Internet

Redacción Central |

El ataque con cohete puso en peligro la vida de 25 niñas y adolescentes huérfanas

El orfelinato del milenario monasterio de la Señora de Seydnaya, en Siria, sufrió un ataque con cohete que puso en peligro la vida de varias niñas y provocó daños estructurales a la edificación, la cual constituye una de las reliquias más representativas del cristianismo a nivel global.

«Las niñas fueron llamadas a almorzar y recién comían cuando sentimos el estruendo. En principio no sabíamos que era, hasta que un trabajador nos alertó que fue un injustificado ataque», explicó la Madre Superiora Febronia Nabhan a un grupo de periodistas.

Los inquilinos del antiguo inmueble no tienen conocimiento de donde provino el proyectil, aunque consideran que pudo haber sido disparado desde el elevado monte que se erige detrás del pequeño pueblo de Seydnaya, en Damasco Campo, a 34 km de la capital, teniendo en cuenta el lado de la instalación en el que impactó.

El proyectil abrió un boquete de casi un metro en la gruesa pared de bloques de piedra caliza y causó destrozos en el interior de uno de los cubículos en el nivel superior del orfanato donde residen seis niñas.

Administrado por la Iglesia Ortodoxa Griega, el convento nunca había sido atacado, señaló Nabhan, quien explicó que en la instalación habitan unas 100 personas, entre ellas 25 niñas y adolescentes huérfanas, 40 monjas y trabajadores del abadiato.

El Monasterio de la Señora de Seydnaya fue construido en 547 durante la era bizantina por lo que hoy atesora 1465 años de valiosa historia y tradición cristiana.

Milenarios murales alusivos a escenas del cristianismo enriquecen antiguas paredes y corredores de esta joya arquitectónica perfectamente conservada sobre un promontorio en uno de los valles de la Sierra de Al-Kalamoun.

«Exhortamos al presidente Bashar al-Assad a que sea sabio y Dios lo ilumine para poner fin a esta violencia que conmueve al país. Nunca antes en Siria habíamos vivido los acontecimientos que hoy nos afligen, en los que una azuzada sedición impulsa a algunos atacar a otros hermanos y hermanas por profesar una religión diferente», expresó la madre Estefanía, segunda en jerarquía después de la Madre Superiora Nahban.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar