Internacionales

Suspenden misión de observadores en Siria

La Liga Árabe anunció la suspensión de los veedores escudándose en la violencia

Siria
Manifestantes en Siria por la unidad nacional y en apoyo al gobierno. | Reuters

Redacción Central |

La Liga Árabe anunció la suspensión de los veedores escudándose en la violencia

La misión de observadores de la Liga Árabe (LA) que se encuentra en Siria anunció este sábado la suspensión de sus operaciones por el «recrudecimiento de la violencia», un argumento que se ajusta a presiones de Occidente y el Golfo Pérsico.

«La situación actual, en términos de violencia, no ayuda a preparar el ambiente (que permita) que todas las partes se sienten a la mesa de negociaciones», informó el secretario general de la organización regional, Nabil El-Arabi, mediante un comunicado difundido en El Cairo.

La suspensión con carácter inmediato de la labor de los veedores se mantendrá hasta que el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores vuelva a reunirse, previsiblemente la próxima semana en esta capital, aunque ahora se carece de fecha.

El-Arabi añadió que se tomó la medida debido al «deterioro peligroso de la situación en Siria y a la continuación del uso de la violencia y del intercambio de disparos y bombardeos que tienen como víctimas a ciudadanos inocentes», apuntó el texto.

De acuerdo con el titular del ente panárabe, esa situación empeora las condiciones de seguridad y prueba que la situación en aquella nación se encauza por «un rumbo que se aleja de la naturaleza de la misión árabe», contemplada en un plan que Damasco aceptó en noviembre.

El jefe de la LA había decidido hace apenas tres días continuar la misión de los supervisores árabes en territorio sirio, luego de discutir aquí un informe del jefe de ese equipo de 163 expertos, el general sudanés Mohamed Ahmed Mustafa Al-Dabi.

Incluso, El-Arabi aparentó inicialmente discrepar de la decisión anunciada por Arabia Saudita e imitada por las otras cinco monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) Pérsico que retiraron a sus monitores pretextando incumplimientos por parte de Damasco.

A pedido de la Liga Árabe, el gobierno del presidente Bashar Al-Assad aceptó esta semana extender por otro mes el mandato de la mencionada misión, aunque sin aumentar sus facultades.

Sin embargo, el cambio de actitud de El-Arabi parece forzado por las presiones de Catar y el resto del CCG para llevar el caso sirio ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en un intento de internacionalizar el conflicto y promover resoluciones condenatorias a Damasco.

Las naciones del CCG acusan al gobierno de Al-Assad de incumplir lo acordado con la Liga Árabe y de continuar la que llaman «represión brutal» contra sus opositores, ignorando que éstos están armados y financiados desde el exterior para cometer acciones terroristas.

El reporte presentado por Al-Dabi mostró un panorama menos apocalíptico de la situación y reconoció que Al-Assad había cumplido varios aspectos del protocolo y el plan árabes, a pesar de la visión política contrastante del propio El-Arabi.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar