Internacionales

Investido como presidente de Guatemala Otto Pérez Molina

En la ceremonia estuvieron presentes como invitados especiales el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo, además de otros Jefes de Estado y de Gobierno de la región centroamericana y el Caribe

Otto Pérez Molina
Otto Pérez Molina fue investido este sábado como el nuevo presidente de Guatemala. | Internet

Redacción Central |

En la ceremonia estuvieron presentes como invitados especiales el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo, además de otros Jefes de Estado y de Gobierno de la región centroamericana y el Caribe

El general retirado Otto Pérez Molina asumió el sábado la presidencia de Guatemala, con la promesa de acabar con la delincuencia y el crimen organizado que azotan el país.

Como parte de la ceremonia, Otto Pérez juró defender la Constitución momentos antes de ceñirse la banda presidencial.

En la ceremonia estuvieron presentes como invitados especiales el Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra, y la compañera Rosario Murillo, además de otros Jefes de Estado y de Gobierno de la región centroamericana y el Caribe.

El electorado se sintió atraído por el enfoque de «mano dura» de Pérez contra la criminalidad, en un país de 13 millones de habitantes invadido por las pandillas y los carteles de la droga mexicanos y con una tasa de homicidios de 45 por cada 100 mil habitantes, casi tres veces mayor que la del vecino México.

Pérez, de 61 años, es el primer militar elegido presidente de Guatemala desde que concluyó el gobierno militar hace 25 años, en el que se desempeñaba como director de los servicios de espionaje.

El cambio comienza hoy, dijo el presidente Otto Pérez, al iniciar su discurso inaugural, donde se comprometió a convertir las promesas electorales en compromisos de Estado.

El mandatario reconoció que el país tiene problemas y entidades públicas corruptas donde habrá, según asegura que asumir con responsabilidad el cambio.

Hablo de un cambio profundo, estructural y no cosmético, dijo Pérez que hace un llamado a la unidad de todos los sectores, para enfrentar una lucha por la transformación de la sociedad.

El mandatario calificó la nación de la que hoy asume la presidencia, como un país cerca del quiebre económico y moral, con un nivel de endeudamiento del más alto en la historia. Infraestructura destruida y una deuda flotante «sin precedentes», imposible de establecer en dos meses de transición.

En su discurso, en más de una ocasión, el mandatario criticó la gestión anterior, donde según asegura existió un desorden financiero y administrativo, así como manejos de programas sociales que fueron clientelares y populistas.

Pérez Molina hizo un repaso en carencias en el sector salud, educación y la desnutrición, además de anunciar que el primero de sus ejes de trabajo esta enfocado en la seguridad, en un país donde la tasa de muertes promedia 15 personas al día.

La palabra unión, estuvo presente en varios puntos del discurso presidencial, donde el general retirado recordó el pasado reciente del país y el proceso de paz, firmado hace 15 años.

también te puede interesar