Internacionales

Salen a flote las verdaderas razones de la masacre de la OTAN en Libia

Potencias capitalistas buscan apoderarse de la principal reserva de petróleo de Africa

miles de muertos en libia por  bombardeo de la OTAN
Los miles de muertos ocasionados por los bombardeos de la OTAN contra Libia, con la ayuda de los aviones sin piloto de Estados Unidos, tienen un denominador común: la lucha por apoderarse de la principal reserva de petróleo de Africa y controlar totalmente un país que es el cuarto productor de ese oro negro en el Continente. | n35.es

Redacción Central |

Potencias capitalistas buscan apoderarse de la principal reserva de petróleo de Africa

Los miles de muertos ocasionados por los bombardeos de la OTAN contra Libia, con la ayuda de los aviones sin piloto de Estados Unidos, tienen un denominador común: la lucha por apoderarse de la principal reserva de petróleo de Africa y controlar totalmente un país que es el cuarto productor de ese oro negro en el Continente.

Los cables de las agencias de noticias muestran crudamente esa realidad al recoger la rapidez con la cual las empresas extranjeras que explotaban los yacimientos antes del inicio del conflicto emiten opiniones sobre la necesidad de la urgente reanudación del bombeo de petróleo para el consumo de sus insaciables sociedades.

Tradicionalmente, el 80 por ciento de la producción petrolera Libia iba hacia Italia y Francia, cuyos gobiernos mantenían buenas relaciones con las autoridades libias bajo la dirección de Muammar Al Gaddafi.

Las exportaciones de hidrocarburos, actualmente prácticamente suspendidas debido al conflicto, deberían reanudarse progresivamente en caso de un cambio estable del régimen, para recuperar el 50 por ciento del nivel que tenían antes de la guerra en 2012 y el 100 por ciento en 2013, según dijeron apresuradamente los analistas cuando aún se recogen en las calles de Trípoli cadáveres de hombres, mujeres y niños víctimas de los bombardeos.

A la llegada al poder del coronel Gaddafi en 1969, las compañías petroleras, mayoritariamente estadounidenses, extraían de suelo libio más de dos millones de barriles diarios (mbd). Entonces, Libia exportaba tanto como Arabia Saudíta.

Pero Gadafi nacionalizó el petróleo y creó la Compañía Nacional de Petróleo (NOC) que obligó al establecimiento de empresas conjuntas con participación minoritaria de firmas extranjeras y devolviendo a la nación la mayoría de los ingresos.

Durante más de 20 años esa posición fue castigada por bloqueos y sanciones contra Libia de acuerdo al más ortodoxo comportamiento de los imperialistas y según los intereses de sus poderosas compañías petroleras.

Desde hace 10 años y a pesar de las disposiciones oficiales, las compañías petroleras occidentales ávidas de crudo, recomenzaron plenamente su actividas teniendo en cuenta que todos los estudios demuestran la importancia de las reservas petroleras libias.

En 2010, el país produjo 1,55 millones de barriles diarios, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). La producción total de oro negro fue 1,79 millones, si se suman el gas natural y otros condensados, según la agencia estadounidense de información sobre la energía (EIA).

Libia fue en 2009 el cuarto productor de petróleo en Africa, tras Nigeria, Angola y Argelia, y uno de los 20 mayores productores del mundo, según la EIA. El crudo libio es particularmente apreciado ya que tiene poco azufre y es fácil de refinar.

.Con un consumo interior limitado a 280.000 barriles diarios en 2009, Libia exportaba 1,5 mbd de petróleo, en gran parte (79 por ciento) a Europa.

Su principal comprador el año pasado fue Italia (28 por ciento), seguido por Francia (15 por ciento), China (11 por ciento), Alemania (10 por ciento) y España (10 por ciento). Estados Unidos compró en 2010 el tres por ciento del oro negro libio.

Libia tiene las mayores reservas de petróleo de Africa, con 44 mil millones de barriles, muy por delante de Nigeria (37 mil 200 millones de barriles) y Argelia (12 mil 200). Las grandes compañías presentes en suelo libio son la italiana Eni, la francesa Total y los gigantes anglosajones BP, Shell y ExxonMobil.

El país prácticamente duplicó sus exportaciones de gas natural en unos años, pasando de cinco mil 400 millones de m3 en 2005 a más de 10.000 millones de m3 de gas natural por año, según la OPEP, gracias a un nuevo gasoducto con Italia, que está actualmente clausurado. Se estima que sus reservas son de 1,5 billones de metros cúbicos.

El control de esa riqueza es la que ahora se disputan las grandes potencias europeas y también sin mucho disimulo Estados Unidos aunque ahora el petróleo libio tenga color rojo, de sangre.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar