Internacionales

México extradito a guatemaltecos asesinos de nicaragüenses

Son los que dieron muerte en noviembre de 2008 a 15 nicas y un holandés que viajaban en un autobús

Redacción Central |

Son los que dieron muerte en noviembre de 2008 a 15 nicas y un holandés que viajaban en un autobús

Las autoridades mexicanas detuvieron y extraditaron a dos guatemaltecos acusados de haber participado el 8 de noviembre de 2008 en Guatemala en la matanza de 15 nicaragüenses y un holandés que viajaban en un autobús procedente de Nicaragua, informó este martes la fiscalía federal.

La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía federal) indicó en un comunicado que detuvo ayer y extraditó a Guatemala a los fugitivos guatemaltecos Marvin Montiel Marín, alias «El Taquero», y Sara Elizabeth Cruz Mancilla.

La pareja fue detenida en el municipio de Zinacantepec, en el central Estado de México, en un operativo que estuvo a cargo de la fiscalía mexicana, con apoyo de la División de Inteligencia de la Policía Federal.

Según la fiscalía, el operativo fue resultado de las relaciones entre las agencias de seguridad de ambos países y el «constante» intercambio de información.

Montiel -quien también se hacía llamar «Marvin Leonel Barrios»- y Cruz son acusados por las autoridades guatemaltecas de los delitos de asesinato, conspiración y asociación delictiva. Los dos son señalados de ser miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas.

Las fuerzas de seguridad relacionan a ese grupo con el asesinato de 16 personas en una carretera rural que une a las comunidades de La Reforma y La Fragua, en el departamento guatemalteco de Zacapa, en el este del país.

En ese crimen, por el que ya han sido detenidas varias personas, murieron 15 nicaragüenses y un holandés, cuyos cuerpos fueron hallados calcinados dentro de un autobús.

El juez Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el Estado de México dictó la orden de detención con fines de extradición de los dos sospechosos.

Un testigo protegido sostiene que los asesinatos fueron ordenados por el narcotraficante Mario Ponce, que opera en Izabal, en la costa del Caribe guatemalteco, después de que supuestamente recibió información errónea de que en el autobús se transportaba un cargamento de droga.

también te puede interesar