Internacionales

Apagan otra velita por la Toma de la Bastilla

La Torre Eiffel, símbolo de la capital francesa, fue el escenario esta semana de los festejos por el aniversario de la Toma de la Bastilla

Desfile
La Toma de la Bastilla es uno de los hechos más trascendentales de la Historia, y el que marca el inicio de la etapa Moderna. Libertad, igualdad, fraternidad y los ideales revolucionarios que representaban estas tres palabras recorrieron el planeta todo y abrieron nuevos modos de ver y organizar las sociedades. | Internet

Redacción Central |

La Torre Eiffel, símbolo de la capital francesa, fue el escenario esta semana de los festejos por el aniversario de la Toma de la Bastilla

La Toma de la Bastilla es uno de los hechos más trascendentales de la Historia, y el que marca el inicio de la etapa Moderna. Libertad, igualdad, fraternidad y los ideales revolucionarios que representaban estas tres palabras recorrieron el planeta todo y abrieron nuevos modos de ver y organizar las sociedades.

París no olvidó  tan significativo acontecimiento y, en la Torre Eiffel, la música de ritmos variados con acento en las comedias de Broadway dio un matiz especial a la jornada donde también se demandó la igualdad en el mundo.

Más de un millón de personas colmó los Campos de Marte, al pie de la Dama de Hierro, para presenciar un concierto de casi cinco horas de duración que precedió  al tradicional despliegue de fuegos artificiales, ahora acompañados de emblemáticas melodías.

«Ne touche pas a mon pote» (No toques a mi amigo), era el lema que plasmaban camisetas y afiches del recital, a favor de la igualdad y en rechazo a tendencias xenófobas y ultraconservadoras de Francia y Europa.

Auspiciado por la ONG SOS-Racisme, la fiesta contó con las actuaciones de Yannick Noah, una de las figuras más populares del país, Bénabar, Sherifa Luna, Pascal Obispo, Michel Delpech y Nolwenn Leroy, además de numerosos artistas extranjeros.

Una hora antes de la medianoche, para completar las celebraciones por el 14 de julio, comenzó  el espectáculo luminoso en el monumento más visitado del orbe, acompañado con preciosas cortinas de las comedias musicales de Broadway.

Oportunidad excepcional de escuchar en el entorno de la Torre Eiffel fragmentos de entrañables melodías interpretadas por Barbra Streissand y Liza Minelli; «Bailando bajo la lluvia» (Gene Kelly) o «Los paraguas de Cherbourg» (Catherine Deneuve).

Luego, los fuegos artificiales adornaron la Ciudad Luz en una noche que se debatía en contradicciones de índole política y donde algunos irreverentes pidieron rescatar el valor simbólico de la Toma de la Bastilla.

El derrumbamiento de la monarquía absolutista en la histórica Revolución Francesa de 1789 es ejemplo de los mejores principios del país cuando la insatisfacción social crece y las angustias económicas presionan.

El descontento popular se debió a la muerte de seis militares en Afganistán en las últimas horas, hecho que a su vez también marcó el desfile en la mañana en Los Campos Elíseos, donde se repitieron los cuestionamientos a la política del Gobierno de Nicolás Sarkozy.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar