Internacionales

El ejército pagano de Hitler

Heinrich Himmler creó un cuerpo de élite nazi de prácticas ocultistas

Heinrich Himmler
Heinrich Himmler, conocido por algunos como el "mago negro", quiso crear un auténtico cuerpo de élite, con el que soñaba instaurar un orden racial en Europa, inspirado en la antigua Orden medieval de los Caballeros Teutónicos o Deutsche Ritterorden, fundada por Heinrich Walpot von Bassenheim en el año 1198. | Internet

Redacción Central |

Heinrich Himmler creó un cuerpo de élite nazi de prácticas ocultistas

Heinrich Himmler, conocido por algunos como el «mago negro», quiso crear un auténtico cuerpo de élite, con el que soñaba instaurar un orden racial en Europa, inspirado en la antigua Orden medieval de los Caballeros Teutónicos o Deutsche Ritterorden, fundada por Heinrich Walpot von Bassenheim en el año 1198.

El castillo de Wewelsburg, en Westfalia, se utilizó para los ejercicios de introspección de sus caballeros negros de más alta graduación, que en ese ambiente solitario realizarían sus ritos y prácticas ocultistas.

En mayo de 1944, la Orden Negra era imparable, las SS habían llegado a ejercer un dominio absoluto en todo el Reich, hasta el punto de que trescientas de las mil doscientas personalidades de Alemania, entre ellas industriales y financieros, formaban parte de la organización secreta.

Una vez que los nazis consolidaron su poder en 1934, Himmler, que ya controlaba la temible Gestapo y que acabaría al frente de la R.S.H.A. u Oficina Central de Seguridad del Reich e incluso Ministro del Interior, dio rienda suelta a sus obsesiones medievales y al pasado mítico alemán.

Himmler aconsejado por Karl Maria Wiligut creó una especie de instituto de investigación, la Ahnenerbe o «Sociedad Herencia de los Ancestros», a través del cual enviaría a expertos en diferentes campos por todo el mundo tras los vestigios de la raza aria ancestral.

Friedrich Hielscher fue el responsable del departamento de los estudios estrictamente esotéricos dentro de la Sociedad Herencia Ancestral, encargados de la búsqueda de dichos objetos.

El medievalista alemán Otto Rahn, miembro de la Orden Negra, siguió la pista del Grial en el Languedoc francés y el propio Himmler visitó la abadía española de Montserrat con la intención de encontrarlo.

Hacia el final de la guerra, encargó a las SS que fabricaran un arma milagrosa basada en la electricidad e inspirada en el Martillo de Thor de los antiguos germanos, aquella fuga hacia delante no pudo salvar a Himmler de su merecido final.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar