Internacionales

Daniel condena asesinato del hijo de Muamar al Gadafi

Solicitó, en un comunicado leído por la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, el cese de inmediato de los ataques criminales de la OTAN para evitar que continúen muriendo más inocentes en el hermano pueblo libio

Redacción Central |

Solicitó, en un comunicado leído por la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, el cese de inmediato de los ataques criminales de la OTAN para evitar que continúen muriendo más inocentes en el hermano pueblo libio

» Texto íntegro del comunicado del Comandante Daniel

El Comandante Daniel Ortega Saavedra condenó este sábado los ataques perpetrados por la OTAN contra el pueblo libio donde murieron un hijo y tres nietos del líder libio Muamar al Gaddafi.

A través de un comunicado leído por la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Daniel solicitó el cese de inmediato de los ataques criminales de la OTAN para evitar que continúen muriendo más inocentes en el hermano pueblo libio.

Agrega el comunicado que «al invocar el Espíritu y la Vocación de Paz de Grandes Figuras de la Humanidad, como Su Santidad Juan Pablo II, que mañana será beatificado, expresamos al Mundo nuestro más enérgico rechazo por las sostenidas prácticas de los Poderes Neocoloniales, violatorias de todos los Códigos Éticos y de todos los Derechos».

Texto íntegro del comunicado del Comandante Daniel

Ayer, mientras conmemorábamos el Día Internacional de los Trabajadores, me referí a la agresión e intervención armada de los Imperios contra el hermano Moammar Al Ghaddafi, y contra las familias que conforman el pueblo y la nación Libia. Ayer, en ese Acto, recordamos las justas luchas de l@s trabajador@s del Mundo por Derechos Humanos esenciales y, el ataque de los representantes de los Imperios a esos Héroes que avanzaron en el reconocimiento de la más elemental Justicia Laboral a quienes generan la riqueza, que otros se dan el lujo de despilfarrar.

Ayer, en ese Acto lleno de Fuerza e Inspiración Revolucionaria, denuncié a los Imperios que, con las manos llenas de sangre, se atreven a celebrar eventos ridículos en un Mundo amenazado por el egoísmo, la codicia y el envilecimiento progresivo de esos mismos Poderes Imperialistas.  Y, denuncié la masacre que están cometiendo contra el pueblo de Libia y los intentos de asesinato contra su Líder Ghaddafi.

Hoy, las informaciones internacionales lo confirman. Los Imperios, agrupados en la OTAN, acaban de masacrar al hijo menor del Hermano Líder Ghaddafi; acaban de sepultar, con sus bombas teledirigidas, bajo montañas de escombros, a Sief Alarab Muammer Al-Ghaddafi, de 29 años; a tres infantes, nietos del Líder, y otros miembros de la familia, todos ellos participantes de una reunión informal.

La Intervención Militar de la OTAN en Libia, denunciada por Jefes de Estado, entre ellos, Su Santidad Benedicto XVI, por Líderes, Personalidades y Movimientos en todo el Mundo, está cobrando cada vez más víctimas civiles. Es una cobarde acción criminal, que ha convertido la ilegalidad en instrumento oficial de las Políticas Imperiales de apropiación de los Sagrados Recursos Naturales Patrimoniales de los pueblos.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional condena los asesinatos contra el pueblo libio, que suma ya miles de víctimas civiles entre mujeres y hombres de todas las edades, y niños y niñas. Reiteramos nuestra exigencia de un Alto al Fuego inmediato, y reclamamos una vez más, retomar el Diálogo y la Negociación, que deberían caracterizar las Relaciones Internacionales, así como las relaciones entre los habitantes de un país, cuando cualquier tipo de diferencia separa a sus ciudadanos.

Al invocar el Espíritu y la Vocación de Paz de Grandes Figuras de la Humanidad, como Su Santidad Juan Pablo II, que mañana será beatificado, expresamos al Mundo nuestro más enérgico rechazo por las sostenidas prácticas de los Poderes Neocoloniales, violatorias de todos los Códigos Éticos y de todos los Derechos; enviamos nuestras más sentidas condolencias al pueblo Libio, al Líder, Hermano Moammar Al Ghaddafi, a su esposa Safia Farkach, a todos sus hijos y nietos, esperando  que Dios les consuele y les dé más fortaleza para seguir defendiendo la Dignidad de su Pueblo.

Daniel Ortega Saavedra

Abril 30 de 2011

también te puede interesar