Internacionales

Fuerzas armadas egipcias prometen respetar acuerdos internacionales

Los militares también pidieron al gobierno actual, designado por Mubarak antes de su caída, que siga en funciones hasta la formación de uno nuevo

Redacción Central |

Los militares también pidieron al gobierno actual, designado por Mubarak antes de su caída, que siga en funciones hasta la formación de uno nuevo

Las fuerzas armadas egipcias prometieron el sábado que el país respetará sus acuerdos internacionales, en un gesto hacia los temores sobre el tratado de paz egipcio-israelí, que el presidente depuesto Hosni Mubarak respetó a rajatablas.

Los militares también pidieron al gobierno actual, designado por Mubarak antes de su caída, que siga en funciones hasta la formación de uno nuevo, y formularon el compromiso de entregar el poder eventualmente a un gobierno surgido de elecciones.

Esta declaración fue el primer indicio de los próximos pasos tras la caída de Mubarak, pero no respondió a la pregunta de cuánto tiempo piensan seguir en el poder.

En tanto, los manifestantes jubilosos prometieron permanecer acampados en una céntrica plaza cairota hasta estar seguros de que las fuerzas armadas cumplirán sus demandas de democracia.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas prohibió a los ex funcionarios del régimen que viajasen al extranjero y flexibilizó un toque de queda nocturno, según las autoridades y la televisión estatal.

Mubarak transfirió el poder el viernes a los militares tras una revuelta de 18 días de millones de manifestantes que exigían su cese y la adopción de reformas democráticas en este país de 80 millones de personas.

Las tareas de limpieza comenzaron el sábado en Tahrir, la Plaza de la Liberación, pese a que seguían en ella miles de personas.

Los vehículos incendiados fueron retirados mientras que algunas personas con mascarillas barrían las calles y retiraban montones de basura, Los soldados retiraron las barricadas para despejar por lo menos una vía de acceso a la plaza.

Muchos tenían colgados avisos que decían Perdón por los inconvenientes, pero estamos construyendo Egipto.

Los manifestantes estaban divididos sobre su permanencia y la gente seguía llegando a la plaza por los controles establecidos.

Algunos plegaron sus carpas improvisadas, devolvieron las mantas donadas por organizaciones islámicas de caridad y regresaron a sus casas. Otros permanecieron hasta que el ejército, que ha prometido guiar las reformas para una mayor democracia, emita el comunicado prometido, el cuarto desde el comienzo de la crisis.

también te puede interesar