Internacionales

Violentos choques en El Cairo entre opositores y partidarios de Mubarak

Centenares de heridos y caos en el centro de El Cairo reportan agencias de noticias

Calles de El Cairo
El desarrollo de violentos choques en las calles de El Cairo entre opositores y partidarios del Presidente egipcio, Hosni Mubarak, se registran este miércoles con balance parcial de un muerto y más de 400 heridos. | Internet

Redacción Central |

Centenares de heridos y caos en el centro de El Cairo reportan agencias de noticias

El desarrollo de violentos choques en las calles de El Cairo entre opositores y partidarios del Presidente egipcio, Hosni Mubarak, se registran este miércoles con balance parcial de un muerto y más de 400 heridos.

Los cables de las agencias internacionales de noticias reseñan los enfrentamientos en el mismo centro de la capital egipcia, mientras los manifestantes opositores siguen exigiendo la renuncia de Mubarak y eventualmente su salida del país.

La violencia se desató al aparecer en las plazas, colmadas de opositores hace ocho días, varios miles de defensores del régimen, y registrarse la eventual negativa de Mubarak a abandonar el poder a pesar de que incluso Estados Unidos habla ya concretamente de una transición inmediata .

Un cable de la agencia AFP señala que armados con todo lo que encuentran a mano, piedras, palos e incluso adoquines, y algunos con el cuerpo ensangrentado, los  opositores a Hosni Mubarak volvían este miércoles al «frente» para defender la  cairota plaza Tahrir de una ofensiva de los partidarios del régimen egipcio.

«íAl museo! íAl museo!», grita un hombre para pedir a los manifestantes, en  su mayoría jóvenes, que se precipiten hacia un lado de la plaza Tahrir  (Liberación en árabe), bordeada por el célebre Museo Egicio, para cortar el  paso a una ofensiva de los partidarios del Presidente Mubarak, que los atacan  desde hace horas.

Las escaramuzas son de extrema violencia, con cientos de heridos a pesar de  que la AFP no ha visto a ninguno de los bandos usar armas de fuego. Luchan con  piedras, palos, barras de hierro y, en ocasiones, con cuchillos.

En la calzada y las aceras, los detractores de Mubarak arrancan los  adoquines, que amontonan en trozos de banderolas con los que forman fardos que  transportan, por miles, hasta «el frente».

Una madre deja a sus hijos unos minutos al cuidado de otra mujer para  llevar adoquines a los defensores de la plaza. De repente, alcanzado en la  cabeza, uno de los niños, de unos 10 años, cae y pierde el conocimiento. Se  lo llevan inconsciente.

Se forman cadenas humanas para repeler a los asaltantes. Por la mañana, los  partidarios del régimen cargaron, a veces a lomos de caballos o camellos,  contra ellos, pero en muchos casos acabaron en el suelo, donde los molieron a  palos, a veces hasta hacerlos sangrar.

El sexagenario Mustafá al Chorbaji, con una enorme zebiba (marca en la  frente del musulmán piadoso) está enfurecido: «íLlevamos aquí desde el viernes,  se derramó la sangre de más de 100 personas! ¿Y quién es el responsable? Es  este Presidente. ¿Cómo puede enfrentar a unos egipcios contra los otros? No es  un presidente íEs un demonio!», vocea.

En las inmediaciones del museo, los manifestantes se encaraman a los  tanques de asalto, en cuyo interior los soldados ni se inmutan, para lanzar  piedras. Algunos intentan protegerse con cascos montados con pedazos de cartón.

Muy cerca, unos jóvenes golpean con todas sus fuerzas las estructuras  metálicas que encuentran por el camino «para asustar al enemigo», explica uno  de ellos.

En otro sitio echan abajo los andamios de un edificio en obras para  improvisar barricadas.

En el borde de la plaza Tahrir, la mezquita Omar Makram se ha transformado  en un lugar de reposo y de abastecimiento de agua.

«Es la última carta de Mubarak. Poco a poco pierde el control de todo.  Tenemos que ser pacientes», presagia Nurredin Najeh, de 25 años, con barba  corta y tocado, porque tiene la firme convicción de «que (el Presidente) pagó a  esta gente para que nos atacara».

Por otra parte, la agencia Reuters afirmó que los puertos egipcios enfrentaban una escasez de personal y ajustados suministros de combustible por los disturbios en el país, mientras que crecía el volumen de navíos a la espera de descargar, dijeron el miércoles fuentes navieras.

Manifestantes a favor y contra del presidente de Egipto, Hosni Mubarak, se enfrentaron con puños, piedras y palos en El Cairo el miércoles, debido a que el Gobierno rechazó los llamados internacionales para que el líder ponga fin a sus 30 años de mandato]

Fuentes navieras dijeron que las operaciones de carga en los terminales del Mediterráneo de Alejandría, Damietta y Puerto Said, que principalmente manejan el envío de contenedores a granel, seguían severamente interrumpidos.

«El manejo de carga se ha suspendido debido a la falta de despachos de aduana. La seguridad es otra de las razones, así como el toque de queda», dijo una fuente naviera.

Después de que Mubarak compareciera en televisión el martes por la noche para decir que no se presentaría a la reelección en septiembre, el toque de queda se redujo y el servicio de internet y los mensajes de texto desde teléfonos móviles también reanudaron sus operaciones el miércoles.

Desde Washington, la Casa Blanca endureció la postura de Estados Unidos contra los planes del Presidente egipcio Hosni Mubarak de mantenerse en el poder hasta septiembre, diciendo que las necesidades de cambio son ahora y «ahora significa ahora».

El portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo también que el presidente Barack Obama ha sido claro sobre Egipto acerca de que «la transición debe comenzar ahora».

Por supuesto,  la Unión Europea (UE) ha seguido el ejemplo de Estados Unidos y ha aumentado  la presión sobre el presidente egipcio, Hosni Mubarak, a quien ha exigido que responda «a la voluntad de su pueblo» y abra inmediatamente el camino a una «transición pacífica».

Un avión israelí atacó hoy un túnel  subterráneo en el sur de la Franja de Gaza sobre la frontera con  Egipto, anunció un portavoz militar de Israel, según el cual el  objetivo fue destruido. Se desconocen noticias de víctimas.

El vocero dijo que el ataque aéreo fue una respuesta a los  disparos de mortero y cohetes en los días pasados contra aviones  en el sur de Israel y que las fuerzas armadas lo atribuyen al  movimiento islámico Hamas, en el poder en Gaza, responsable del  fuego proveniente del territorio bajo su control.

Además aseguró que los ataques también son atribuidos a  grupos armados de otras facciones.

también te puede interesar