Internacionales

Dilma Rousseff asumió presidencia de Brasil en emotivo acto

A la ceremonia de investidura asistieron once jefes de estado y delegaciones de más de 100 países

Dilma Rouseff con la banda presidencial de Brasil
Dilma Rousseff asumió presidencia de Brasil en emotivo acto. | EFE

Redacción Central |

A la ceremonia de investidura asistieron once jefes de estado y delegaciones de más de 100 países

Dilma Rousseff asumió este sábado la presidencia de Brasil en un emotivo acto que congregó a once jefes de Estado, al príncipe de Asturias y a autoridades de unos cien países, así como a 30 000 personas que se volcaron a la calle bajo una fuerte lluvia.

Tanto la investidura de la primera mujer elegida para gobernar un país que hasta ahora había sido presidido por 39 hombres como la despedida del mandatario saliente, Luiz Inácio Lula da Silva, dieron un marco especialmente emotivo a una ceremonia que ni un torrencial aguacero pudo empañar.

Bajo la lluvia, por los rostros de muchos de los que se apiñaron en la Explanada de los Ministerios para presenciar el acto también corrieron lágrimas de emoción, pero sin duda quien más lloró fue Lula, quien dejó el poder con un extraordinario respaldo del 87 por ciento.

Lloró al recibir a Rousseff con un fuerte abrazo en el Palacio presidencial de Planalto, cuando le impuso la banda presidencial, al despedirse de sus ahora ex ministros y también cuando, tras bajar la rampa que lleva al exterior de la sede del Gobierno, corrió hacia la multitud y se fundió en abrazos con un pueblo que coreaba su nombre.

Antes de dejar el Palacio, también saludó a los miembros del equipo ministerial que asumió con Rousseff, a los que en medio de bromas les pidió juicio, mucho juicio, muchachos.

Poco antes, junto a Rousseff, había saludado a las decenas de autoridades extranjeras que llegaron a Brasilia durante la mañana tras celebrar el Año Nuevo en sus países o que recibieron al 2011 en la capital brasileña.

En la investidura participaron el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y los presidentes de Colombia, Chile, El Salvador, Guatemala, Uruguay, Paraguay, Perú, Venezuela, Surinam, Guinea y Guinea Bissau.

También asistió el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), así como los primeros ministros de Portugal, Corea del Sur y Bulgaria, país donde nació el padre de Rousseff.

En breves declaraciones a periodistas, Chávez vaticinó que la nueva presidenta de Brasil hará un Gobierno maravilloso y afirmó que Lula no se va, porque seguirá en la política dedicado a la causa latinoamericana.

Los actos concluyeron con un coctel ofrecido por Rousseff en el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

también te puede interesar