Internacionales

Mas pruebas de las torturas en cárceles secretas de la CIA

Grabaciones de video y cintas de audio revelan el tormento a prisioneros

Ramzi Binalshibh - Prision Secreta en Rabat -- Marruecos
Un reporte del diario The Washington Times asegura que la agencia posee las grabaciones de Ramzi Binalshibh, cuando era interrogado en una prisión secreta en Rabat, Marruecos, en el 2002. | Associated Press/Flaspoint Partners

Redacción Central |

Grabaciones de video y cintas de audio revelan el tormento a prisioneros

El descubrimiento de tres grabaciones de la CIA escondidas en un escritorio, evidencia hoy el probable apoyo de algunos gobiernos extranjeros a Estados Unidos para retener e interrogar a presuntos terroristas.

Las revelaciones de dos videocintas y una cinta de audio están vinculadas a un supuesto conspirador de los ataques al World Trade Center, el 11 de septiembre de 2001.

Un reporte del diario The Washington Times asegura que la agencia posee las grabaciones de Ramzi Binalshibh, cuando era interrogado en una prisión secreta en Rabat, Marruecos, en el 2002.

Las pruebas son, al parecer, las únicas que restan de las hechas dentro del sistema clandestino de prisiones, porque la CIA había destruido 92 vídeos de otros dos presuntos miembros de Al Qaeda, Abu Zubaydah y Abd al-Nashiri, sometidos a la tortura conocida como el submarino en 2005.

Los funcionarios creían que habían borrado todas las películas de interrogatorios de la CIA, añade el diario.

Entretanto, un fiscal del Departamento de Justicia que investiga si la destrucción de las cintas de Zubaydah y al-Nashiri era ilegal, ahora también indaga por qué las de Binalshibh nunca fueron reveladas.

Las impresiones en audio y vídeo podrían complicar los esfuerzos para procesar a Binalshibh, de 38 años, quien ha sido descrito como un facilitador clave en los atentados del 9/11, y además podrían facilitar elementos sobre su estado mental.

En documentos de la corte los abogados defensores han pedido en reiteradas ocasiones los registros médicos para saber si el prisionero se ha vuelto mentalmente inestable durante los años que lleva en las cárceles de la CIA.

Él está recibiendo tratamiento para la esquizofrenia con un potente cóctel de medicamentos anti-psicóticos y nunca ha tenido una audiencia que determine si está apto para ser enjuiciado, amplía el periódico.

también te puede interesar