Internacionales

Reforma de salud en EE.UU. excluye 11 millones de indocumentados

Los inmigrantes no podrán comprar planes privados de salud

Redacción Central |

Los inmigrantes no podrán comprar planes privados de salud

La ley de reforma al sistema de salud promulgada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, excluyó a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, alertaron grupos de activistas.

Los indocumentados no podrán comprar con su propio dinero planes privados de salud que participen en un programa de intercambio administrado por el gobierno para abaratar los costos, dijeron las fuentes.

La norma mantiene el requisito de espera de cinco años para que los inmigrantes legales de bajos ingresos accedan a servicios públicos de salud, al cual solamente pueden calificar mujeres embarazadas y niños con residencia legal en el país.

Legisladores hispanos y organizaciones como el Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) apoyaron con reservas el proyecto de ley que aprobó el domingo la Cámara de Representantes.

LULAC dijo que seguirá buscando que se eliminen los cinco años de espera para que inmigrantes legales accedan al programa Medicaid para familias pobres y que los indocumentados puedan comprar seguros médicos privados del programa de intercambio.

Pidió asimismo la reducción de las «barreras de identificación» para acceder al sistema de intercambio y que el Estado Libre Asociado de Puerto Rico reciba recursos de salud del Medicaid y otros programas federales al mismo nivel que el resto de los 50 estados.

«Tenemos serias preocupaciones de que la ley de salud continúe tratando injustamente a muchas familias inmigrantes y latinas», sostuvo el director de LULAC, Brent Wilkes.

Indicó que la  legislación beneficiará a casi nueve millones de latinos sin cobertura médica, dará mayores fondos del Medicaid a Puerto Rico y asigna 11 mil millones de dólares a clínicas comunitarias que no piden papeles a los pacientes.

La presidenta del NCLR, Janet Murguía, pidió al Senado que ratifique un proyecto de reconciliación aprobado por la cámara baja para proteger el acceso a servicios de salud a inmigrantes legales de bajos ingresos y residentes de Puerto Rico.

Un paquete extra de «arreglos» o enmiendas a la nueva ley fue aprobado para conseguir el voto de demócratas disconformes, al cual el Senado debe dar luz verde por mayoría simple, pero los republicanos prometieron que buscarán impedirlo.

El legislador demócrata Luis Gutiérrez dijo que avaló el proyecto pese a que excluye a indocumentados de la compra de seguros médicos con su dinero en un programa de intercambio, lo que juzgó «contrario a la salud pública y a la justicia».

Indicó, sin embargo, que luego de numerosas conversaciones con Obama, «confío que él entiende que los gérmenes no responden a las fronteras, los gérmenes responden a la medicina y al buen cuidado preventivo».

«Creo que él (Obama) coincide que para que funcione una reforma de salud, necesitamos aprobar una reforma migratoria integral a fin de  asegurar que todos tengan acceso a la cobertura y la atención preventiva», enfatizó.

Señaló que la marcha el domingo en Washington por la legalización de indocumentados probó que es tiempo de una reforma que elimine «la injusticia de nuestras leyes de inmigración» pues dividen a familias y permiten la explotación laboral.

también te puede interesar